Editorial

Bomberos voluntarios, sí, pero bien equipados para las intervenciones

-

Lo que ha de primar en un servicio público como este es la seguridad

Dos de los once parques comarcales de bomberos voluntarios existentes en la provincia cambiarán en los próximos meses los remolques ligeros que utilizan en sus salidas a rescates en carretera o intervenciones que no precisan autobombas por furgonetas de útiles, llamadas también polivalentes. Se trata de vehículos cerrados con gran capacidad de carga, que incrementan la seguridad de los propios bomberos y mejoran la respuesta ante los siniestros. Tienen una mayor maniobrabilidad y velocidad, ya que no tienen que acoplar un remolque como ahora. Es más que posible que la Diputación opte por adquirir más furgonetas de este tipo para seguir renovando la flota, en beneficio del servicio y de quienes lo llevan a cabo. Y es que no debemos olvidar que se trata de bomberos voluntarios, con la correspondiente formación para actuar en este ámbito, pero sin una dedicación a tiempo completo y sin el carácter de profesionales que tienen los del parque municipal capitalino y es básico que actúen en las mejores condiciones y dispongan de los medios adecuados.
 Palencia es una provincia extensa, con un número muy elevado de núcleos de población y grandes distancia, que dificultan la prestación del servicio con inmediatez desde la capital. Se ha hablado en numerosas ocasiones de la conveniencia de profesionalizar el servicio al máximo, estableciendo otro parque de características similares al de la ciudad en el norte de la provincia, pero de momento lo que hay es un convenio de colaboración entre la Diputación y los once ayuntamientos de los municipios donde están esos parques comarcales para que el servicio de prevención y extinción de incendios esté cubierto en tiempo y forma. Y ha de hacerse, insistimos, en las mejores condiciones posibles, desde el ámbito formativo hasta el de los vehículos que manejan. Con estas nuevas furgonetas, que son polivalentes, el servicio ganará en calidad y en rapidez, además de en eficacia, ya que servirán para distintos tipos de siniestros. Todo el mundo sabe que en los grandes incendios y en los accidentes con transportes pesados, cargas peligrosas o un buen número de vehículos implicados se precisa la intervención de los equipos de bomberos profesionales y la utilización de los grandes camiones autobombas, pero por suerte, esos se dan en un número muy reducido.
Para las salidas habituales se cuenta con los parques comarcales. Su flota se va enriqueciendo también con camiones forestales, como el entregado hace unos días al de Saldaña, que no será el último que adquiera la institución provincial a estos efectos. Todo servicio público que se precie ha de partir de la seguridad para generar seguridad y garantizar la eficacia. Y si con furgonetas es mejor que con remolques, bienvenidas sean. 



Las más vistas

Opinión

El sufrimiento de los obispos

No les hemos oído condenar la pederastia eclesiástica ni el desprecio por las mujeres y por los homosexuales que también son hijos de Dios, ni por los inmigrantes que también lo son