Algo más que palabras

Víctor Corcoba


Malas prácticas

24/07/2020

Todo depende de todo, hasta nuestra propia energía está en manos de la salud del planeta; por cierto, bastante aquejado de nuestro modo de actuar. Lo nefasto es que aún no enmendemos la locura que nos demuele. Proseguimos destruyendo la diversidad biológica, echando abajo los bosques naturales, contaminando las aguas, el suelo y el aire, arruinando zonas húmedas, después de tantos años advirtiéndonoslo la propia naturaleza a través del cambio climático. Este proceder, es un signo de inhumanidad y de pérdida del sentido responsable por el entorno y por nuestros análogos sobre el cual se funda toda sociedad civil. El egoísmo humano nos desborda, nuestra casa común nos pide ayuda, y nos hacemos los sordos. La necedad y el interés nos han vuelto irracionales. Realmente, causa pavor observar en algunos dirigentes la aberración más arcaica, revestida de gestos violentos, que nos dejan sin palabras. Siembran continuamente engaños y se quedan tan impasibles como una piedra en el camino. Así se conjuga, una vez más, la pérdida del sentido de la convivencia a vivir y dejar vivir. Mal que nos pese esta es la triste realidad, que no es otra que una compleja crisis socio-humana-ambiental. La obsesión por un estilo de vida consumista nos ha devorado el corazón. Desde luego, hemos de apostar por otra continuidad viviente, tal vez la de un morar más en el verso y en la de un desvivirse por vivir haciendo familia.
En consecuencia, tenemos que despertar y salir de esta jaula de dominadores corruptos. No hay desarrollo con exclusión, ni espíritu democrático sin libertades; y, mucho menos aún, justicia con ausencia de equidad. De lo contrario, retrocederemos en el andar y nuestra obligación es ir siempre hacia adelante. Cada cual tiene el deber y también el derecho de hacer la solidaria contribución de su paso por la tierra. Nuestro referente está en aquellos progenitores que dedicaron sus vidas a enderezar caminos, con sus buenas prácticas al servicio de la humanidad.  Nadie puede vivir armónicamente, mientras cohabite en nosotros la pasividad ante la injusticia de un mundo tan desigual. No olvidemos que el futuro de la humanidad depende del encuentro entre las gentes.