Estampas rurales

José María Ruiz Ortega


Engaños en primavera

20/03/2021

Mañana entra la primavera astronómica y a la semana siguiente, un año más, el cambio a horario de verano en un mes de marzo frío y todavía bajo la amenaza de la pandemia que nos ha cambiado la vida. Algunos quieren distorsionar la propia naturaleza, desprestigiar la agricultura y la ganadería con argumentos falaces. Lo peor es que se pretenda maleducar y engañar a la niñez, como recoge un manual de Ciencias de cuarto de Primaria escrito en inglés y editado por el Proyecto de Ediciones Bilingües SL, compañía creada por Macmillan Iberia y Edelvives, en el que se culpa a los ganaderos de destruir la biodiversidad y coloca a esta actividad esencial como primera causa de deforestación.
La actividad agricultora y ganadera ya cuenta con distintos problemas reales como para que ahora, además se le atribuyan otros aspectos negativos que ni siquiera cuentan con solidez alguna. Actualmente, los principales problemas del mundo rural son los bajos precios del producto para posteriormente venderse a márgenes muy distintos, los presupuestos de la PAC cada vez más inferiores, los ataques de la fauna salvaje a las explotaciones ganaderas, por no hablar de lo que se vendrá encima con la prohibición de la caza del lobo. De este modo, que el sector siga recibiendo este tipo de acusaciones es algo que empieza a irse de las manos. Es como si la primavera fuera perjudicial para el campo, porque aparecen los insectos.
Otro de los puntos que han decidido tratar en el manual para aleccionar con información falsa a los más pequeños es cómo afecta la actividad a la salud del ser humano. «Los granjeros con grandes explotaciones dan a los animales antibióticos para protegerlos y mantenerlos sanos. Estos antibióticos pueden acabar en la comida y en la bebida y afectar a la salud de los humanos», señala el libro llamado Natural Science ByMe. Otra mentira fácilmente desmontable ya que el ganadero, ante los distintos aspectos que puedan afectar a la salud del animal, durante todo el año, aporta distintos productos necesarios para que el bienestar animal siga su curso correctamente. Todo el proceso de cría de ganado y el pienso está controlado milimétricamente por Sanidad.