scorecardresearch
Mariti Vela Prieta

Mariti Vela Prieta


Diversidad

20/06/2022

Según el diccionario de la Real Academia española, esta palabra tiene dos definiciones: «Variedad, desemejanza, diferencia» y «Abundancia, gran cantidad de varias cosas distintas». Trasladada al ámbito social, es una palabra que también resulta ambivalente. Ya que, por un lado, nos remite a lo único, específico, propio, respecto a la herencia, cultura, religiones y tradiciones, algo enriquecedor a la hora de poderlo compartir; y, por otro, nos señala diferencias dañinas, prejuicios, discriminación, desigualdad e injusticia, miseria y opresión. Si todo lo anterior lo incorporamos al debate político, cada vez más habitual, lleno de elementos subjetivos de percepción ideológica, resulta ser aún más ambivalente. Suelen ser discursos que dividen y enfrentan, demasiado permisivos o agresivos, en función de la población diana a la que vaya dirigida y siempre a favor de los comicios más próximos. 
Los seres humanos hemos ensayado históricamente todos los mecanismos para defendernos de la diversidad y crear espacios protegidos, para diferenciarnos de los otros, para establecer un nosotros y un ello, generando, según Zygmunt Bauman, sociólogo, filósofo y ensayista polaco, «la producción social de la distancia», que es la condición previa para la exclusión social.
Las diferencias son parte constitutiva de nuestro ser y nuestro vivir. Se ponen de manifiesto en nuestras fortalezas y debilidades, en nuestras historias personales y colectivas, en la calidad humana y el grado de compromiso personal que tenemos en nuestro sentido de la justicia, de la igualdad, de la solidaridad… En el terreno de los principios y la sensibilidad general, al menos, aparentemente, la predisposición social para aceptar la diversidad es favorable, pero en la puesta en práctica existen aún numerosas contradicciones y dilemas morales.
El gran desafío que tiene el mundo actual, y ahí estamos incluidos todos y todas, es que no convirtamos lo diverso en diferente, condicionando con ello nuestras relaciones y conduciendo a la discriminación y exclusión de los que no piensan, sienten o viven como nosotros.