scorecardresearch
Ignacio Fernández

Ignacio Fernández

Periodista


Jodidos

22/09/2022

Escuché el episodio de las Cortes de ayer en la calle. Cuando Vázquez soltó el "que se jodan" tenía justo enfrente al operario de una empresa de la construcción trabajándose unos andamios, aupado seguramente en la incertidumbre de los días veinte, esos en los que ya han cargado en cuenta más recibos de los que se pueden pagar pero todavía no ha llegado la nómina. En efecto, pensé, el tipo tiene cara de estar jodido. Es probable que lo esté también su capataz por lo mismo y el propietario de la empresa que paga los ladrillos y el cemento a precios muy superiores a los que regían cuando presupuestaron la obra. Muy jodido.

Me acordé de lo que acababa de contarme un amigo: una relevante empresa papelera de la región estaba parada y los empleados en dos mitades: unos en casa sin hacer nada y otros en la fábrica haciendo que hacían. O los de Renault, parones intermitentes a causa de la escasez de componentes e incertidumbre constante fruto de la situación del sector.

Por delante de la cafetería en que me encontraba pasaba gente hacia la oficina del banco, puede que para encontrarse con la jodida sorpresa de que la hipoteca prometida es ahora más cara de lo que dijeron hace un mes, o con la jodienda de la subida de los tipos como una espada de Damocles sobre la póliza de crédito. Brujuleaban por la calle unos jóvenes universitarios que parecía que buscaban piso, tarea imposible por la carestía de todo y la demasía de nada, y mucho menos del sueldo que debían gestionar unos cuantos meritorios con aspecto de recién licenciados, becarios probablemente de una gestoría que junto al banco acogía a borbotones a gente que entraba y salía con aspecto bien jodido.

Y mientras, sus señorías se refocilaban en el insulto y la disputa en las Cortes de Castilla y León, ausentes al parecer de aquella realidad circundante, inmersos en su metaverso paralelo cargado de autoestima y testosterona. Y fue cuando Vázquez lo soltó: "que se jodan". Y resultó que, en efecto, esta dirigencia que nos honra con sus gastos nos tienen a todos bastante bien jodidos.