TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Millones

21/09/2020

Contar el fútbol en millones y no en goles suele ser un error grotesco, pero hoy por hoy son tantos los primeros que, lógicamente, mediatizan hasta la dirección del balón hacia las redes: cuanto más tienes, cuanto más gastas, mayores son tus opciones de éxito. Impepinable. Por eso hay estadísticas y estudios nada desdeñables: la plantilla que más se ha devaluado en Europa en el último año es… ¡el Real Madrid! A pesar de ser el campeón de Liga, a comienzos de la 19/20 Transfermarkt valoraba al equipo blanco en 1.190 millones de euros y ahora está en 877 millones, una brutal caída de más del 26% en el valor de mercado. Lo que valían Hazard, Jovic, incluso el desaparecido Bale… eso se ha esfumado en una sola campaña.

No hay que alarmarse, dicen los analistas. Seguimos teniendo a tres equipos (Barça, Madrid y Atlético) entre los diez más valiosos del mundo: Liverpool y City dominan el ranking, el Barça es tercero, el Madrid quinto (tras el Chelsea) y el Atlético noveno (tras Bayern, United y PSG y por encima del Tottenham). Y sin embargo, esa sensación, pesada como una enorme losa, nos invade: la Premier League va creciendo de forma exponencial mientras aquí cada paso cuesta horrores. El valor acumulado de los veinte clubes 'top' en Inglaterra es de 8.610 millones de euros, una media de 430,71 millones por equipo mientras en LaLiga andamos en 5.180 y 258,80. En Inglaterra hay ocho equipos valorados en más de 400 millones de euros, en LaLiga sólo tres (el siguiente en la lista, según el portal especializado, sería el Sevilla: un valor de mercado de 351 'kilos')… Que España haya dominado los palmarés durante tanto tiempo en el presente siglo era la norma, pero puede empezar a convertirse en la excepción. Porque aunque jeques y magnates y oligarcas no marquen goles, pueden comprarlos.



Las más vistas

Opinión

Pueblos políticos

Ahora, falta sustituir viejos proyectos por nuevos, más acordes con el medio ambiente, sostenibles y con la dimensión del propio hombre como medida de las cosas, con el pattern o antiguo metro de Leonardo.