El hecho gastronómico

Juanma Terceño


La moda japonesa

16/09/2020



La moda de los restaurantes japoneses sigue avanzando en nuestro país.
En las grandes urbes como Madrid y Barcelona se consolidan proyectos con varios años de trayectoria, de muy distintos perfiles y para un amplio abanico de clientes, tanto desde el punto de vista cualitativo como en lo que afecta al bolsillo, varias estrellas Michelín incluidas. Ejemplos como los Kabuki, Yugo The Bunker o Koy Shunka son claro ejemplo de ello.
Cabe destacar la escuela que ha creado Ricardo Sanz, de cuya corriente han salido con éxito varios discípulos que están triunfando en sus negocios propios hoy en día.
En otras provincias, ya tenemos una buena lista de restaurantes en Logroño, Murcia, Valladolid, Valencia, Málaga, Cádiz, Guipúzcoa… de alta gastronomía japonesa para disfrutar con la máxima fiabilidad.
Opciones modestas y económicas pueblan una amplia oferta, y cada vez tenemos más presencia de ‘packs de sushi’ preparados en las estanterías refrigeradas de cadenas alimentarias, en algunos casos elaborados y firmados por algunos de los grandes nombres de la cocina japonesa en España.
En alguna ocasión he escrito en este espacio mi recomendación a la hora de acercarse  a este universo, y es haciendo un pequeño esfuerzo por acudir a los referentes de la máxima calidad que el bolsillo nos pueda permitir, que en japos morralla también encontramos…
Pero el fenómeno es inevitable y seguirá creciendo en todo el mundo y por supuesto en nuestro país en unas décadas. No hay más que ver cómo ya no es extraña la agilidad que vamos teniendo los consumidores al comer con palillos, que hace una generación nos resultaba tan exótico y glamouroso, o cómo los de mi generación hablábamos de sushi y las generaciones más jóvenes ya distinguen makis, gunkan, sashimis, roll, en una clara adaptación de cuánto ha penetrado en nuestra cultura.
Con toda esta retaila, el punto al que quiero llegar es que en Palencia hay hueco para un restaurante japonés importante, ya sea porque alguno de nuestros mejores cocineros se animen o porque venga a nuestra provincia algún empresario, ya sea joven entusiasta o chef consolidado, para establecer un espacio que estoy convencido tiene demanda por parte del público palentino y los turistas que nos visitan.