El rincón palentino

José Javier Terán


140 aniversario

24/03/2021

Pocos podrían pensar allá por 1881, en concreto el 15 de mayo, cuando D. José Alonso Rodríguez pusiera en marcha en Palencia Diario Palentino, que su cabecera –luego de las muchas vicisitudes por las que le ha tocado pasar- iba a llegar nada más y nada menos que a nuestros días y cumplir 140 años de vida posteriores.  Y alcanzar este 2021 de gracia –o más bien de desgracia, por lo de la pandemia-, estando todavía presente en los hogares palentinos y acercándonos cada día lo más granado de la actualidad noticiable de la capital y de la provincia, convirtiéndose, como decano de la prensa palentina, en todo un referente de nuestra historia más reciente.
En efecto, luchando contra viento y marea y sobreponiéndose a los imponderables e inconvenientes surgidos en su camino a través de una tan dilatada existencia, aquí tenemos lleno de mucha vida todavía a nuestro periódico Diario Palentino, celebrando una efeméride que, bien mirada, asusta por la acumulación de años a sus espaldas; aunque desde dentro ha tenido la fortuna de ser hábilmente capitaneada pensando en palentino, con la ayuda siempre de sus trabajadores y periodistas de plantilla, junto a colaboradores ocasionales, para poder llegar a buen puerto en este 2021, cuando celebramos su 140 aniversario y sigue creando en palentino.
Y así como ya se hiciera con motivo de los 135 años, que se inauguró la escultura de La Vocera representando a Diario Palentino en la rotonda de la plaza de Pío XII de la capital; ahora con motivo del 140 aniversario, este pasado 6 de marzo la Lotería Nacional tuvo a bien plasmar en sus décimos la figura de esta vocera con un ejemplar del periódico en sus manos, haciendo extensible este aniversario al ámbito nacional. 
Símbolo éste de La Vocera, junto al otro más moderno del Gallo, que pueden considerarse ya como verdaderos emblemas o insignias que se relacionan indefectiblemente con la marca corporativa del periódico.
¡Enhorabuena!, y a seguir en la brecha día a día, en una tarea que resulta, cuando menos, apasionante.