scorecardresearch
Benoit Ruiz de Veye

Benoit Ruiz de Veye


El derecho a vivir del no nacido

04/07/2022

He leído recientemente un artículo sobre los 'perrhijos'. Desde la pandemia, han aumentado las mascotas en nuestros hogares y, a menudo, da la sensación de que se les da un excesivo amor y cuidado, como si fueran personas, hijos. Sustituyen a los niños.
Todo lo contrario, pienso que ocurre con el niño que va a nacer (futura persona humana) en muchas legislaciones, opiniones, artículos…. Por el aborto, este futuro niño es condenado a muerte, a veces atroz, sin ninguna culpa por su parte, y nos quedamos tan panchos ¡Qué contraste!.
Entró en nuestra legislación por la vía del sentimentalismo, de la pena (madre violada, deformidades del niño), pero pronto, se abandonó la excepción y lo extraordinario para convertirse en algo ordinario, un derecho fundamental de toda mujer. Ella puede decidir si quiere seguir con su embarazo o no, sin más requisitos.  Ahora, incluso, una menor de 16 o 17 años, sin el consentimiento de sus padres, puede decidir abortar; en cambio, no podrá votar (es inmadura), no podrá conducir (no es capaz).
Hace unos días, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos revoca la sentencia de 1973 Roe contra Wade declarando que el aborto no es un derecho que emana de su Constitución. Casi todo lo que he leído (gente de la cultura, deporte, políticos, medios de información) han sido comentarios muy contrarios a la sentencia. Vuelven a sacar a la luz otra vez las excepciones sentimentales que en su día se argumentaban (incesto, violación, deformidades,…) y, siempre, hablando sólo desde el punto de vista de la mujer, de su cuerpo, de su voluntad.
Pero aquí hay también otra parte importantísima, y es ese niño que va a nacer si le dejamos. Podemos o podíamos haber sido tú, yo, nuestra madre, ese amigo. La mujer que solicitó abortar y dio lugar al caso Roe vs Wade, no pudo abortar entonces, y dio a luz a su hija, que se llama Shelley, tiene 51 años y es madre de tres hijos.
Si alguna mujer tiene algún problema grave con su embarazo, habrá que buscar soluciones, pero el culpable no es el niño no nacido. Este, si le dejamos, nacerá y seguro que saldrá adelante. Cada día en España, más de 250 niños no van a nacer por el aborto; no serán como Shelley, como tú, como yo.