Sin Perdón

José María Nieto Vigil


¡¡¡Arriba el telón!!!     

08/01/2021

             
 

¡Por fin terminó 2020! ¡Llegó 2021! Qué año ha expirado, Dios mío -pensaba durante el brindis al término de las campanadas-. Caía el telón de un año aciago, nefasto, inolvidable para los anales de la historia. En definitiva, y como dirían los latinos, un anno horribilis. Unas navidades amargas y agrias ponían su punto final con la noche de los sueños, de las ilusiones, verdadero paréntesis en medio de tanta anormalidad sufrida. La sonrisa de los niños -algunos, no todos-, la emoción por la sorpresa y el alboroto devolvían la alegría secuestrada. Atrás quedaban meses de una vida vivida de manera trágica. Nunca e imposible de olvidar serán los recuerdos y tantísimas los sentimientos acumulados en lo más íntimo de nuestro ser. Nuestra memoria grabará para siempre lo acontecido.
 ¡¡Arriba el telón! La esperanza que iluminó el nacimiento del Niño Dios en la Nochebuena, verdadera luz en medio de la tiniebla, nos alumbró para iniciar la travesía, dura y esforzada, con la que iniciamos el ansiado 2021. Una noticia jubilosa, feliz y prometedora nos acompaña en el caminar por el feraz sendero del presente. Es quizá demasiado temprano, para manifestar un entusiasmo exaltado e imprudente en tiempos de penuria, dolor y pertinaz crisis. Sin embargo, se aprecia una, todavía tenue, claridad cenital al final del lúgubre túnel por el que deambulamos en el comienzo de año.
Iniciamos con retrasos incomprensibles -como siempre-, la campaña de vacunación contra la criminal pandemia que había asolado la vida de miles de personas, que había arrebatado traidoramente la existencia de miles de seres humanos, desaparecidos en lamentables circunstancias, privando a sus familias y seres queridos de un adiós definitivo. Hoy, con un ánimo distinto enfrentamos la pelea que se avecina, que será brutal y destructiva, con fuerzas renovadas para el envite que se avecina.
Debemos estar unidos en un mismo empeño, de manera solidaria y responsable, que no es otro que el de reconstruir nuestras vidas, ayudar al que padece y sufre, y de asistir al necesitado. De todo corazón, les deseo feliz 2021.



Las más vistas

Opinión

De libro y sofá

Cuánta falta nos hace abrir la mente a otros mundos para salir de nuestro enclaustramiento mental,