scorecardresearch
José Javier Terán

El rincón palentino

José Javier Terán


La verdad, siempre

25/05/2022

«Ahora que… vamos despacio -como aquel que dice- vamos a contar mentiras, tralará»…, como nos sugiere la vieja canción infantil, y que tantas y tantas veces hemos entonado en celebraciones festivas, excursiones de fin de curso y noches de juerga a discreción.
Pero como ya somos mayorcitos y tenemos una cierta edad transcrita en años, nos hemos moderado y asentado y vamos pregonando sólo verdades a diestra y siniestra.  Es un decir, claro.
No sé, pero a pesar de ello, parece que no son estos de ahora buenos tiempos para la verdad, expresada así en toda la amplitud de la palabra.  Y, si no, juzguen por ejemplo lo que se cuece cada día en el parlamento nacional de nuestro país, con las cámaras de televisión y los micrófonos de las radios en riguroso directo.
Donde todo lo que allí se debate parece ir dirigido más a tratar de desgastar políticamente al contrincante, que a tratar de solucionar los problemas de los ciudadanos, en un ambiente de marcada crispación. Donde, de igual modo, para ir contra el adversario político, lo de adornar el discurso con la correspondiente tanda de mentiras o verdades a medias, parece estar a la orden del día. 
Y no será porque el mundo vaya despacio que, como dice la canción infantil de referencia, haga que se prodigue la afición de contar mentiras; antes al contrario, el mundo va muy, pero que muy de prisa y el hecho de llevarse a cabo este tipo de discursos en el parlamento obedece claro está a otros determinantes bien diferentes.  
Y es que, a esos niveles, estamos en un mundo de adultos hechos y derechos –y no de niños que usan la mentirijilla para que no les castiguen en exceso-, por lo que debiera primar y brillar la verdad por encima de todo; tratando sobre todo de rendir cuentas de su trabajo a quienes un día los eligieron para que les representasen en esas lides.
Hay una cita bíblica que sentencia aquello de que «la verdad os hará libres», que trasladándola a nuestro terreno más mundano, debiera ser también el faro que nos guiase, que midiera nuestras actuaciones en todos los ámbitos, porque sólo así seremos capaces de progresar unidos.