Para bien y para mal

Jesús Mateo Pinilla


El cuento de la lechera: la vacuna

12/01/2021

Que si lo están haciendo mal las comunidades, que Ayuso va por su lado y que no la faltarían vacunas, que protestaba como arma política, que si faltan profesionales… todo un cuento. Al parecer para ganar eficacia, nos pidieron en Europa vacunar en todos los países europeos a la vez, en seguida lo aceptamos como plausible. Los españoles íbamos asintiendo a todo como ventrudo Ángel Sí Señor.
No nos podíamos explicar que no se trabajara en días inhábiles de Navidad, tampoco que no se pudiera vacunar en noches de guardia, que no colaboraran los centros privados, que al Ejército no se hubiera solicitado apoyo, que los equipos de empresa no vacunasen en los centros empresariales, y por último que se tuviera que esperar la vacuna de Moderna.  
A través de informaciones parciales nos han contado que el brote inglés ha evolucionado, podría no servir el remedio, pero todo es radio macuto en boca de Illa.
Es cierto como dice Pérez Reverte que el actual gobierno de Sánchez: «No tiene escrúpulos, sabe que los españoles no tenemos memoria y miente sin complejo. Es capaz, con la palabra España, de hacer como los trileros y tracatrá tacatrá, la pone y la mueve como la borrega en el cubilete. Y mañana, si le hace falta, la volverá a quitar otra vez». Engaña como quiere, por eso el novelista dice el que Sánchez puede ser un personaje de tragedia griega, de Suetonio en la “Vida de los 12 Césares”, o el propio Merlín el encantador.
Ahora este gobierno, el especialista en muerte, ha sondeado a través del CIS, limitar el acceso a las vacunas y respiradores por edad, si hubiera escasez. Otra vez la eutanasia pasiva. Y que los ambulatorios sólo inocularán cuando llegue la vacuna de Moderna. Hasta ahora la vacunación no supera el cuarto de las recibidas en España. Israel y Estados Unidos van a la cabeza. Debiéramos instruir en labores sanitarias básicas, como hacen los judíos, al ejército civil. 
Esa era la clave que no decían, nos faltan vacunas, lo que justifica con cuentos, el gobierno. UGT y CCOO ya han amenazado.
Un ave de inexplicable venganza y muerte vuela sobre nosotros, exigimos trasparencia y vacunas ya, o mucho me temo que la calle explote.



Las más vistas

Opinión

De libro y sofá

Cuánta falta nos hace abrir la mente a otros mundos para salir de nuestro enclaustramiento mental,