El hecho gastronómico

Juanma Terceño


Va de nombres

07/04/2021

No dudo de que una de las frases que más pronunciaba los primeros años que viví fuera de Palencia es la famosa «el chiguito se escolingaba corito por el arambol con la rodea en la mano», dejando perplejos a los interlocutores la mayoría de las ocasiones.
Hoy quiero recopilar algunos de los distintos nombres que se dan a las mismas recetas o a los mismos alimentos en función de la región o país en el que estemos, que nunca me deja de parecer llamativo.
De esta manera, uno de mis pescados preferidos, el pargo, puede ser llamado urta en Cádiz, bocinegro en Canarias, rubiel en Asturias o machote en Cantabria. De Asturias otros nombres curiosos son la borona, las andaricas, el pitu o el pixín, respectivamente pan de maíz, nécoras, pollo o rape (también conocido como sapito en otros lares), y dulces como los carbayones, frixuelos o marañuelas.
En Cantabria tenemos los bocartes, más conocidos en el resto de España como boquerones, sobre todo en Málaga, a cuyos habitantes se les llama cariñosamente de esta manera. También las famosas rabas, no vayan a pedir unos calamares fritos en Santander… o el sorropotún, nombre en desuso invadido por la mención vasca marmitako. Los exquisitos maganos son los calamares pequeños que se pescan a anzuelo, y si les hablo del muergo o buirón igual se me quedan de piedra, pero si cito navajas o longueirones mejorará su entendimiento sobre lo que hablo…
En Andalucía tapeamos con puntillitas, chopitos, calamarcitos o pulpitos según donde estemos, y si nos dan sepietas es que nos hemos trasladado a Valencia. En Cádiz nos podemos comer unos buenos ostiones, no sean mal pensados, son las ostras pequeñitas oriundas de su bahía.
Las frutas y verduras también nos pueden resultar muy curiosas en este sentido; verduras como las pamplinas o corujas, las nectarinas o ratones, o el famoso physalis que decora muchos postres en los restaurantes, y que casi nadie sabe que su nombre en español es alquequenje.
Pero de las muchísimas curiosidades que hay, me quedo con que en Portugal, si pedimos para beber en un bar un fino nos van a servir una cerveza pequeña y no el más mítico de los vinos, nuestro sol de Andalucía embotellado. ¡Habrá que ponerles un correctivo a nuestros vecinos por hacer eso!



Las más vistas