El rincón palentino

José Javier Terán


Cambiante actualidad

03/03/2021

Viendo y sintiendo cada día la velocidad a la que pasa el tiempo, no es de extrañar que las noticias en los periódicos y en los informativos de radio y televisión, tengan hoy en día de manera general una vida efímera; y lo que ayer fuera noticia hoy ya no lo es, y menos mañana, porque en el devenir de las horas la siempre cambiante actualidad deparó una nueva realidad a la vista de los nuevos acontecimientos.   
Y ello habrá que darlo a conocer de manera inmediata por los canales habituales           -cada día más numerosos-, máxime en una sociedad que se ha acostumbrado a disponer de la información casi en el mismo minuto en el que sucede; y si existe noticia gráfica o imágenes en vídeo doblemente mejor, pues tan ávidos estamos hoy en día de conocer el relato pormenorizado de los hechos.   Hoy, además, que el envío de las imágenes a cualquier parte del mundo es ya coser y cantar, que dijeran nuestras abuelas.  
Así que nos hemos acostumbrado últimamente a tener en nuestros dispositivos móviles, a tan solo un golpe de click, toda la información más actual y al momento, de suerte que cuando estos aparatos fallan o la red se quiebra estamos totalmente perdidos y andamos como que nos faltase algo básico.
Y si vamos al momento presente, esto de la volatilidad de las noticas lo hemos visto bien palpable con los datos de la pandemia, de la que llevamos recibiendo información día a día y al minuto desde hace ya más de un año. Y donde vamos anotando mentalmente, cada vez que se hacen públicos, cómo los datos relativos a contagios y fallecimientos –prioritariamente-, van variando ostensiblemente de un día para otro; a la par que se analizan también otras variables más, avances, retrocesos e informaciones varias.
Quizás sea aquí, pues, en esta permanente retahíla de informaciones cambiantes de un día para otro, cuando se pueda observar con claridad cómo de efímeras pueden ser las noticias.  
Aunque en este caso en concreto, siempre nos quedará la rémora de que, desgraciadamente, esta pandemia ha dejado en el camino unas huellas demasiado pesadas de sobrellevar; y que, esas sí, serán una constante en nuestro futuro devenir.