Para bien y para mal

Jesús Mateo Pinilla


Pedro: ¡Píllales los ahorros!

11/08/2020

Los amigos de Sánchez le han dicho de dónde sacar 15.000 millones. La Unión Europea nos rescatará, pero pasado la mitad de año, junio o julio. Y el problema es urgente: ¿De dónde pillar dinero mientras tanto?La solución fácil y cómoda es cogerlo a los que lo han ahorrado y no lo escamotearán con una lucha social. La conclusión: llevártelo de los ayuntamientos, de sus ahorros y mejor si no obligas a entregarlo, sino que pones problemas a sus gastos futuros con un inverosímil chantaje.Los ayuntamientos, gracias a la regla del gasto, la estabilidad presupuestaria y la limitación de deuda pública, que impuso Rajoy para evitar desmanes, han conseguido, con buena gestión municipal, tener superavit y ahorrar.El Gobierno ha contado con la Federación Española de Municipios, a quien es imposible dotar de un modelo eficaz de financiación, mil veces reclamado por los ayuntamientos, que preside el socialista Abel Caballero, ministro de Comunicaciones con Felipe Gonzáles y alcalde de Vigo, y han buscado la forma de chantajear a los municipios para disponer de sus remanentes, lo asignado que no han podido gastar, diciéndoles que solo les pispan una parte y lo incautado lo ingresan en un fondo de donde se devuelve, en principio en diez años y ya aumentado a quince. Sánchez juega al Monopoly como banca. Y a cambio y ahí está el chantaje, les dejan gastarse el superavit municipal, sus ahorros, lo que es legalmente del pueblo con injerencias en la forma de gastarlo.Los municipios que tenían autonomía han dejado de tenerla. El pacto logrado en España se ha roto y el PP y alcaldes de todos los partidos, con buen acuerdo, lo llevarán al Constitucional.Estas actuaciones facilitan políticas económicas de gasto y no de ahorro. Se fomenta lo que han hecho toda la vida colectivos con un dinero que no es suyo, gastárselo antes de que la justicia lo devuelva al verdadero dueño. La economía rural se resentirá, la despoblación aumentará, en vez de premiar buenas conductas a la legítima voluntad del pueblo le dirán: ¡Venga de donde venga, que Perico lo mantenga! ¡Pilla el dinero y corre!Así no se puede andar, ni por casa.