scorecardresearch
Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


La chapuza Puigdemont

27/09/2021

¿Y si Puigdemont hubiera provocado su detención? Lo apunta alguien que conoce bien al ex presidente de la Generalitat, y que afirma que no le cuadra que las últimas semanas estuviera muy contento con su pérdida de protagonismo. En Junts han aparecido dirigentes que cada día tienen más capacidad de decisión, Aragonés aparentemente pasa del fugado de Waterloo y, cuenta el interlocutor, muchas de las noticias que se producen en Cataluña las conoce Puigdemont por los medios de comunicación, no porque haya sido informado previamente.

No sería descabellada por tanto la teoría de la detención provocada por él mismo. Vuelve al primer plano ahí está desde hace tres días. El juez de Cerdeña le ha puesto en libertad y, lo que más le ha debido agradar es que a Pere Aragonés le faltó tiempo para plantarse en Cerdeña y expresar así su sintonía con el ex president.

Cuenta "El Confidencial" algo a tener en cuenta en toda esta peripecia, en esta chapuza, y que abunda una vez más en algo que se ha repetido en los últimos años, las diferencias de criterio entre el gobierno y el Tribunal Supremo: mientras el Supremo sostiene la vigencia de la euroorden del juez Llarena para que Puigdemont sea detenido y extraditado, los servicios jurídicos del gobierno enviaron hace dos meses unas alegaciones al Tribunal General de la UE en las que decían que la euroorden no estaba vigente mientras la Justicia Europea no se pronunciara, y por tanto Puigdemont no podía ser detenido en ningún país europeo.

Ese ha sido el argumento de la defensa de Puigdemont para que el juez italiano decretara su libertad a la espera del pronunciamiento del Tribunal de la UE. No es por tanto descabellada la idea de que Puigdemont efectivamente viajara a Cerdeña sabiendo que tenía muchas papeletas para ser detenido porque había una euroorden contra él … pero con el argumentario enviado por los servicios jurídicos del gobierno español al tribunal europeo, sería puesto en libertad. Con toda la alharaca y presencia en los medios que eso suponía para él

A Puigdemont le trae al pairo la Justicia española, lo ha demostrado hasta la saciedad. Pero que el propio gobierno español dé pie a los independentistas para sortear la acción de la Justicia es inaceptable en cualquier país democrático. Aquí ha habido que aguantar que la Abogacía General del Estado de Pedro Sánchez rebajara el delito de rebelión de los dirigentes del procés por el de sedición, de menor grado y contrario al que solicitaba anteriormente la Abogacía General; y ha habido que aguantar el indulto a los condenados en contra del criterio del Tribunal Supremo, a pesar de que los indultos deben contar con el visto bueno de los tribunales que condenaron. Y ahora esto.

Andamos a vueltas con la famosa mesa catalana. Cuando se acaba de iniciar, hay noticias que dejan regusto amargo porque todo indica que esa mesa tiene trampa.