ENTRE HOY Y MAÑANA

Juan Manuel Pérez

Periodista


Presidente en la Wikipedia

27/03/2021

Luis Tudanca fue presidente de la Junta durante unos minutos la tarde del domingo 21 de marzo en la Wikipedia. Era el día de vísperas de la moción de censura y a algún guasón le dio por enredar en la enciclopedia virtual para añadir un poco de pimienta al debate del lunes. Una cita ante la que se había generado una enorme expectación (mediática, que no ciudadana). Adjetivada como histórica en nuestra Comunidad y acechada por las dudas que se habían generado por la desintegración de Ciudadanos y la fuga, el viernes, de la procuradora naranja María Montero al grupo mixto. Sin embargo, y cumpliendo con el refranero, días de mucho, vísperas de nada. Porque en eso quedó la moción, en nada. Mucho elogio al candidato Luis Tudanca por parte de su fiel escudera Ana Sánchez y del secretario autonómico de Podemos, pero no tardó en quedar desbaratada la posibilidad de que se cumpliesen los designios de la Wikipedia.

La ventaja de tener tan pésima consideración de la clase política es que no te puede defraudar cuando nada esperas de ella. Y era una quimera esperar sacar algo en positivo del pleno del pasado lunes. Sirvió, eso sí, para aumentar la desafección hacia nuestros representantes y su afán por el culoparlamentarismo. El momento más ridículo de la sesión lo protagonizó el procurador de Ciudadanos, David Castaño, cuando le respondió al promotor de la moción: “Déjenos morir tranquilos”. No hay nada que añadir ante semejante reflexión; si acaso, preguntar por la hora del sepelio. Esa defunción anunciada y la guerra interna, que se recrudecerá en el partido de Inés Arrimadas tras el batacazo del 4 de mayo en las elecciones de Madrid, pueden abrir una nueva ventana de oportunidad a Tudanca en marzo del año que viene, cuando, según los plazos legales, estará en condiciones de presentar una segunda moción de censura. Para entonces, el grupo parlamentario de Ciudadanos puede ser la casa de Tócame Roque, sin orden ni disciplina, y con unos cuantos procuradores dispuestos, está vez sí, a seguir los pasos de la tránsfuga salmantina.



Las más vistas