scorecardresearch
José Javier Terán

El rincón palentino

José Javier Terán


Aquí el Golobar

22/09/2021

Estábamos tan acostumbrados a ver durante los últimos años esta construcción del alto del Golobar, en Brañosera, de esta guisa durante los últimos años: en estado de abandono total por su no uso para lo que en su día se proyectó y con sólo en pie su estructura principal o esqueleto arquitectónico, que ahora cuando ha saltado la noticia de que la Diputación tiene un proyecto para su recuperación y adecuación como instalación turística, acogiéndose a los fondos de la Unión Europea dentro del plan de sostenibilidad turística de Castilla y León, no podemos por menos que alegrarnos. Porque de salir adelante la propuesta, no cabe duda que beneficiará al entorno de nuestra Montaña Palentina, que se verá así dotada de mayores servicios, susceptibles de ser usados por nuevos visitantes, sirviendo también como acicate para asentar población en sus entornos.
La construcción de este edificio a finales de los años 60 y principios de los 70, según la información consultada, habría que buscarla relacionada con su uso para Parador de Turismo y una pretendida estación de esquí que comenzó a planificarse en sus alrededores, llegando incluso a instalarse algunos remontes; pero que muy pronto todo se esfumó por diferentes motivos, entre ellos crisis económica del país, quedando el edificio hotelero convertido prácticamente en un refugio. Y lo que es peor aún, en simple aprisco de ganado, aunque pueda parecer chocante.
Dada su elevada altitud y la dificultad de su acceso, en lo deportivo fue destino final de varias etapas de la Vuelta Ciclista a Palencia en años diferentes, siendo la etapa reina de la misma la que, saliendo de Aguilar de Campoo, finalizaba aquí, en el Alto del Golobar. También la Vuelta Ciclista a Castilla y León sucumbió ante los encantos del lugar y la dificultad deportiva que representa este enclave, y alguna de sus etapas en la provincia palentina finalizaría en este Alto.
Por todo ello, habrá que seguir en el empeño de esta puesta en valor de la construcción y cruzar los dedos para que en esta ocasión el proyecto turístico del Golobar sí pueda llevarse a feliz término.