scorecardresearch
Carmen Tomás

LA COLUMNA

Carmen Tomás

Escritora y periodista en información económica


La inflación, más alta y más tiempo

22/06/2022

La vicepresidenta económica no ha podido ocultar durante más tiempo que la inflación ha venido para quedarse y que va a seguir siendo alta. Lo ha hecho en los cursos de la APIE en Santander. Calviño, desde hace meses, contra la opinión de la mayoría de los expertos, venía diciendo que la inflación era una cosa temporal. Después, pasó a centrar la culpa en la invasión de Ucrania por Putin, pero que la veríamos bajar en estos meses. Y, finalmente, que va a seguir siendo alta y más tiempo. No sabemos si piensa volver a cuadrar su cuadro macroeconómico revisado hace apenas unas semanas, pero la realidad va arrollando una tras otras sus previsiones.
Sin embargo, como este gobierno se ha mostrado incapaz de decir una verdad, todo son o mentiras o verdades a medias, al tiempo que reconocía que la evolución de los precios va a seguir siendo muy mala y que va a durar mucho más de lo esperado, nos aseguraba que por lo demás todo va bien y que España será este año la economía que más crezca. La verdad es que a estas alturas empecinarse en este discurso de que vamos muy bien, solo perjudica a quien lo dice. No hay un solo organismo nacional e internacional ni experto que se precie que mantenga esa aseveración. España es el único país de la Unión Europea que aún no ha recuperado los niveles anteriores a la pandemia, con la tasa más alta de paro y una deuda desmadrada. De hecho, el BCE ha mostrado mucha preocupación y ha anunciado, además de subida de tipos y recorte de las compras de deuda, un mecanismo para salvar a España. Es decir, un rescate o como se lo quiera llamar. Calviño no debería estar tan contenta, porque el Tesoro, según dice, ha llevado a cabo una política de previsión, aprovechando los tipos bajos. Se avecina tormenta y no es presentable seguir contando cuentos a los españoles, que ya por millones, sean empresas, autónomos o trabajadores, lo están pasando realmente mal y desde hace demasiado tiempo.
Se avecina tiempos más duros aún. El miedo al futuro se refleja en un dato que lo dice todo: los ciudadanos tienen ahorrado en depósitos un millón de euros. El proyecto de este gobierno de socialistas y comunistas está agotado, se ha mostrado ineficaz, inoperante e inútil para afrontar los problemas y más aún para poner en marcha soluciones. Europa nos vigila y ordenar las cuentas va a ser una prioridad. Si lo hará Sánchez disolviendo las cámaras y convocando elecciones, le dejará la ardua tarea a otros o seguirá llevándonos al abismo es hoy la gran pregunta, la gran duda.