scorecardresearch
 José María Nieto Vigil

Sin Perdón

José María Nieto Vigil


Patria

14/01/2022

Quisiera iniciar el nuevo año refiriéndome a mi concepción personal de Patria, un valor que trasciende a su académico significado y connotaciones reduccionistas y simplistas, manidas y demasiado habituales. Lo hago sin complejos, al contrario, con un profundo sentimiento de honor, dignidad y reivindicación. Ser español para mí es una distinción, motivo de honra y blasón, sin grandilocuencias extravagantes ni soberbia pinturera y fingida afectación. Nada de eso me mueve en la defensa de lo que no es sólo un sentimiento barnizado de un romanticismo caduco, mohíno, melancólico o trasnochado. 
Patria es mucho más que el vulgar concepto político de nación, por descontado que de país, un artefacto intelectual propio de los blandengues, remilgados, melindrosos o melosos. Poco se habla de nuestra Patria y, sin embargo, se usa, abusa y manosea del intrascendente término apátrida de estado. Es decir, la vaciedad materialista y el anonadamiento generalizado imponen su férrea semántica y artificiosa retórica sin disimulo, o lo que es peor, con escrúpulos, remilgos y recelos.
Patria no es el sabor del agua de una fuente, o el color verde de unos sotos, tampoco el amarillo dorado de las feraces tierras de labor o el color exultante de las fértiles vegas. Es mucho más que los paisajes naturales o los alienantes paisajes humanizados –quizá debiera decir urbanizados-. Es un rasgo de identidad, herencia de nuestra rica y excelsa historia, consecuencia del devenir de los tiempos. Nuestra intrahistoria, cincelada y labrada por nuestros antepasados, da sentido a lo que somos y de dónde venimos y hacia dónde nos dirigimos. 
Es una unidad de destino, no simplemente la suma aleatoria de territorios descosidos del paño común, de aquello que nos confiere nuestra particular personalidad. No entiendo una España troceada en virreinatos o autonomías enfrentadas, a modo de reinos taifas, que luchan por su propia subsistencia sin un empeño común. Sí entiendo la unidad en la diversidad, o si prefieren, la diversidad aunada. En ella se fundamenta nuestra riqueza inmaterial.
En resumidas cuentas, la Patria es todo e incluye a todos.

ARCHIVADO EN: Estados Unidos, España