scorecardresearch
José María Ruiz Ortega

Estampas rurales

José María Ruiz Ortega


Adiós a mayo

28/05/2022

Último fin de semana de un mes de mayo que de pronto nos achicharró, acudimos a la ropa de verano y, en esta misma semana, el tiempo se vuelve fresquito, más acorde con la primavera palentina a cambiar de vestimenta. Entre sobresaltos de calor y frío, nos falló mayo con no llover y el campo cerealista de los secanos rebaja las previsiones de cosecha. Además de la petición a San Isidro, andaban estos días los labradores haciendo cálculos de rendimientos por hectárea de cada parcela y aquilatar la eventual cosecha en el seguro agrario. Las primeras estimaciones con carácter general, valorando la actual evolución de la meteorología, sitúan la cosecha cerealista en torno a un veinte por ciento más baja que el pasado año.
La diversificación de cultivos impuesta por la PAC y la buena práctica agrícola basada en la rotación de cultivos hace que en España seamos aún más deficitarios en cereales. El cultivo de plantas de oleaginosas y la implantación en secanos de forrajeras merma la superficie cerealista tradicional. El consumo interior se sitúa en torno a 36 millones de toneladas de cereales y la previsión actual de cosecha estimada no supera los 22 millones. Eso sí, los precios son mucho más altos que la pasada campaña de comercialización, aún a falta de las cotizaciones del último mes, el conflicto del mar Negro mantiene alerta el mercado internacional de cereales. 
En el campo es lo que hay, los agricultores esperan hasta el último momento para que llegue la lluvia y en este trance crucial para los secanos, ni llorones ni eufóricos. Estos golpes de calor intensos y la ausencia de precipitaciones están llevando al cereal a un punto de estrés hídrico. Un fenómeno que se conoce como asurado, al coincidir temperaturas elevadas con vientos secos que dejan las semillas a medio grano, produciendo una merma considerable en la cosecha por el bajo peso específico del grano. El asurado acelera la transpiración de forma que las raíces son incapaces de suministrar el agua necesaria para compensar la evapotranspiración. Así, despedimos mayo con la realidad del mercado de cereales: mayor consumo y menos producción.