El rincón palentino

José Javier Terán


Estos días diferentes

31/03/2021


Hoy, último día del mes de marzo, estamos asistiendo sin ningún tipo de miramiento ni ayes lastimeros, a la defenestración y muerte de este tercer mes del año, sin más preámbulos que añadir, dejando así paso al mes de abril, mes primaveral ya al cien por cien.
Y es que, en el fondo, pareciera como si quisiéramos dar licencia rápida de desaparición al conjunto de los días, por aquello de ir llegado a los entornos del verano y experimentar qué se siente formando parte de ese 70 por ciento de vacunados contra el covid-19, si hemos tenido la suerte de estar entre ellos; o cómo encajamos los días en ese sentido sabiéndonos próximos a ello. 
Pero hoy es también miércoles santo de este año de gracia de 2021, víspera de las grandes procesiones religiosas del Jueves y Viernes Santo.  Y, si las cosas no fuesen como lo son por culpa de esta pandemia que nos tiene atenazados por doquier, estaríamos hablando ahora de vacaciones de Semana Santa en toda regla, de jornadas de descanso junto al mar o la montaña, de largas caravanas de coches colapsando las principales vías de nuestro país, de procesiones multitudinarias, de cientos de cofrades desfilando por nuestras calles, de sonidos de cornetas y tambores junto al toque del particular tararú rompiendo el silencio de la noche.
Mas, por desgracia, casi nada de esto último se está produciendo por estos lares,  porque estamos caminando a medio gas por culpa de esta maldita pandemia que nos mantiene oprimidos y sumidos en grandes restricciones casi continuadas, donde las celebraciones de grandes actos multitudinarios que mueven a grandes cantidades de personas de acá para allá, como es la Semana Santa, están suprimidas de facto por las autoridades sanitarias; y sometidos todos nosotros a una situación cuasi permanente de un continuo estado de alarma desde un tiempo que ya casi ni recordamos, porque llevamos ajustándonos a su proceder desde muchos meses atrás; y sin que -y esto nos tiene un tanto desesperanzados-, su final se vislumbre próximo.
Total que, aunque la Semana Santa marque estos días y los haga festivos, bien sabemos que las cosas no son como debieran.