LA COLUMNA

Aurelio Martín

Periodista


Adiós al centro

15/03/2021

Las mociones de censura en Murcia y Castilla y León y la convocatoria de elecciones en Madrid perjudican notablemente a la opción de centro que podría representar Ciudadanos y pueden llevar al partido que lidera Inés Arrimadas a perderse por el desagüe, dejando meridianamente clara las opciones de derecha e izquierda, con diferentes tonos de grises, hasta alcanzar el negro.
Siendo el centro el eje por el que se inclinan sociológicamente los electores, resulta contradictorio que la formación naranja que llegó supuestamente a regenerar la política con posiciones moderadas tenga un futuro tan poco prometedor, cuando su despegue fue de cohete espacial, alcanzando unas cuotas de representación que la convirtieron en bisagra para la gobernabilidad de muchas instituciones, incluso su fundador, Albert Rivera, perdió la gran oportunidad de formar coalición con el PSOE, que no solo hubiera proporcionado más estabilidad al país sino que habría sido un aglutinante a nivel interno. Hoy está destrozado y su militancia ha ido saliendo a cuentagotas y la que queda, fundamentalmente, está esperando a ver a qué barco puede saltar.
Los últimos movimientos están siendo un escándalo. En Murcia, donde Cs denunció prácticas de corrupción, ve cómo se frustran sus intentos de desalojar al PP de los gobiernos regional y local, pactando con el PSOE, por la ruptura del grupo y el transfugismo de tres diputados díscolos que no están conformes, lo que mantendrá a los populares en el poder, cuestión que ha estado trabajando in situ, en las últimas horas, el secretario general de los populares, Teodoro García Egea. 
No se descarta que pueda pasar una cuestión similar en Castilla y León, pero al contrario, donde dos o tres procuradores díscolos de Cs, depende de los que necesite al final el PSOE, apoyen al candidato Luis Tudanca y acaben con el Gobierno de coalición del PP y otra parte de Cs, porque la fractura es patente. ¿En qué posición queda Arrimadas, después de ver cómo se van aseguran el futuro los suyos de esta forma?. Pongan ustedes la respuesta, aunque un adjetivo ya le colocó la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís...
En medio del polvorín resurge la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, donde en época donde triunfa el populismo frente a la razón ha optado por la economía más que por la salud, que le puede pasar factura aunque no a corto plazo, y ha convocado a urnas antes de que la movieran el sillón empleando un discurso muy próximo al de la ultraderecha, con quien se entenderá bien si la necesita para gobernar. Son ahora los adalides de la libertad a quienes se ha sumado el presidente del PP, Pablo Casado, aún sin definirse, pero es difícil imaginársele centrado, en la actualidad.
Gana el partido de Abascal y habrá que observar los movimientos del presidente del Gobierno Pedro Sánchez, una vez que pueda asentarse la situación tras las vacunas, pero puede que convoque elecciones mucho antes de 2023, depende de lo que soporte a sus socios. Tendrá tendrá a un PP enfrente muy debilitado, eso sí con una lideresa madrileña...