Conviene a la sociedad humana dispersa en multitud de naciones, tender lazos de solidaridad y entendimiento con el fin de alcanzar el progreso, por el cual se consigue bienestar, y la paz, desde ella, los seres humanos son capaces de ayudarse, y asumir la riqueza multicultural de los diversos pueblos de la Tierra. Es responsabilidad de todos los países del mundo no olvidar su origen, y sí olvidar su poderío militar y económico, para allanarse en todas las formas posibles a las situaciones de pobreza de regiones al borde de la desaparición, y atender al desarrollo de pueblos o naciones cuya forma de vida albergan niveles de miseria y desatención inhumanos, los cuales hacen imposible su desapego de la indigencia. Es responsabilidad internacional, con el afán de resolver cualquier conflicto entre países desde el entendimiento y la mediación, conseguir restablecer desde el diálogo el orden y la paz quebrados. La disponibilidad internacional en beneficio de las naciones, se hace visible en las misiones de paz  en cualquier rincón del planeta, las cuales, son un principio estable de soluciones pacíficas en las controversias internas, y conseguirlo haciendo desaparecer de las mentes nubladas el odio, que se troque en deseos firmes de vivir en paz, es un éxito. Restablecer el orden mundial de la paz, es obligación de toda la sociedad humana desde los gestos de solidaridad internacional que bajo múltiples formas, son capaces de mitigar los dolores de la humanidad allá donde aparecen.
 



Las más vistas

Opinión

Sumilleres y futuro

Comenzaba motivado la semana este lunes teniendo el honor de impartir la penúltima clase del Curso de Sumilleres de Palencia, que se clausuró ayer, ante unos cuantos compañeros y amigos de Asupal