scorecardresearch
Jesús Mateo Pinilla

Para bien y para mal

Jesús Mateo Pinilla


Los jefes están reunidos

17/08/2021

Despertar en Salamanca a las 10,30 horas de un día de diario. Los presidentes autonómicos se reúnen para estudiar conjuntamente el futuro de sus autonomías y analizar cómo les afecta la distribución de los fondos de Europa.
Pero allí falta uno de ellos, que ni está ni se le espera. Es una parte de España que no se considera española, el presidente de la comunidad catalana, al que algunos llaman President Catalá, lo que yo no hago aposta.
El independentismo catalán no quiere saber nada de España, ni por orígenes, modo de vida, ni por solidaridad y en eso se apoya su política. Los relatores, las mesas de diálogo, los indultos, hace tiempo que los dejaron atrás. Se usa: «El no es no», de los tarugos.
¿Cómo pueden dar lecciones de convivencia, democracia, o de manera de vivir los que son insolidarios? Pero esa falta de solidaridad se tolera, si no se caería, no habría forma de sustentarla. Cataluña se automargina, se aparta de todos y desde el gobierno socialista de Sánchez se permite y desde el otro cogobernante, los comunistas, se empuja. Como decimos en Castilla, nos hacemos de cruces con un socialismo que no es solidario. ¿Eso dónde se ha visto? Como dice Ana Iris Simón, el comunismo ya no es lo que era. Y tendría derecho a evolucionar a cambiar de formas, maneras, pero no a negar los principios de la humanidad: la solidaridad, a ejercer la ayuda entre iguales que son invariantes porque son sus raíces.
Hemos de comprender, como con la COVID, que los muertos de los otros son también propios. Entonces sabremos lo que es un pueblo. Pero no, se entra en los lugares públicos sin vestir adecuadamente, tocados con la visera del revés, la cachucha apañada, sin reparar en los demás. ¿Qué tipo de ideologías ha rescatado desde el océano el PSOE de Sánchez, que tolera la insolidaridad? La única es, que no me muevan de sitio.
El President Tarradellas, el tolerante masón, decía que, si se aceptara un régimen autonómico uniforme, España se desmembraría, y se convertiría en un Estado ingobernable. Pero Pedro Sánchez con su Catón bajo el brazo dice que España es multinivel.  
A pesar de la hora, en Salamanca tocan a muerto.