Para bien y para mal

Jesús Mateo Pinilla


Tras el rescate

04/08/2020

Tras recibir el dinero de los préstamos que nos ha concedido la Unión Europea, debemos exigir al Gobierno que justifique euro a euro el destino del monto completo y total del dinero.Esto servirá para varios objetivos, el primero que el Gobierno se dé cuenta de que el préstamo no es para el Gobierno, es de todos los españoles, para dinamizar la modernización del tejido productivo español, para modificar en base a la sostenibilidad nuestro país y rendir cuentas de su uso con transparencia. Y así podremos exigir la dación de cuentas finales.Modificar el tejido productivo, obligatoriamente, exigirá una crisis ministerial, un cambio en los programas de cada ministerio, con un reajuste fiscal a la baja, porque el dinero para la crisis estará ya en las arcas y habrá desaparecido la urgencia de la falta de cash y moratorias para los ingresos, dejando en el bolsillo de los españoles el poder de gastarlo, generando mejor recorrido del dinero.Obligatoriamente debe existir un reajuste de pensiones procurando que la pensión abastezca la despensa del jubileta y no la de toda su familia con recursos. También se deben desarrollar las bases de nuevos mercados, de forma global y no por autonomías como quiere evitar Europa. Otro gasto del dinero debe desarrollar nuevas tecnologías. Y así tenemos los caminos para emplear el rescate sin florituras en desarrollo de los derechos personales, que no hay mejor derecho individual que la comida y sanidad del pueblo a diario. Sánchez debe alejarse de derechos partidistas que responden a ideologías determinadas.Y el reajuste de ministros debe expulsar a la Ribera ineficaz de la desescalada, al ausente espacial Duque, al silenciado universitario Manolo Castells, a la vapuleada Calviño y a la torpe y sectaria de educación Celáa de valoraciones propias de ibis impropios en Hacienda, a González Laya que eleva Gibraltar a nación, o a quien nadie pone cara llamada Carolina Darias.Todo eso, que no es poco, implica el rescate: donación de cuentas por Sánchez en función de objetivos globales para España y para dinamizar el país, porque los hombres de negro y los de Blanco están ahí.