Vecinos ilustrados

Fernando Martín Adúriz


Leer los sueños

30/07/2020

La escritora Marta Rebón (En la ciudad líquida) define su tarea de traductora como la de transbordador y jardinero, tal como la de un editor. No encuentro mejor modo de referir la empresa del soñante nocturno que retiene sus sueños para después poder editarlos, y acaso traducirlos. Rebón cita a Calasso: «Tanto el transbordador como el jardinero tienen que ver con algo que preexiste: un jardín y un viajero al que transportar». También es el quehacer del psicoanalista.Soñarlos para poder leerlos, pero ¿qué es leer? Seguramente es avanzar una interpretación. Leer es leer entre líneas, e intuir lo que calla el escritor (el soñante). De ahí el inmenso descubrimiento de un Sigmund Freud en 1899. Leer los sueños es interpretarlos, al modo que mostrara en su magnífica obra Traumdeutung, de 1899. Es cierto que el abuso interpretativo de su simbología (como si los símbolos tuvieran idéntico significado) ha equivocado mucho, haciendo olvidar que cada soñante-lector otorga su propio sentido a lo que ha soñado, pero juez y parte, precisa por ello de la mirada de un tercero para evitar las trampas del solitario. Es el papel del psicoanalista, a ser posible orientando a lo real en juego y no a los significados in trasferta.Con todo, el gran salto epistemológico freudiano es su tesis «un sueño es una realización de deseos». Es decir que si soñamos con que el Madrid gana al equipo de Guardiola (por confesar un sueño mío de estos días) hay que colegir que ese es nuestro auténtico deseo, como el de aquella niña que soñaba con helados prohibidos, o la joven enamorada viajando con su amor imposible. Nuestro Otro, nuestro sujeto del inconsciente, escribe en la noche, cine nocturno de amplia filmografía. Esos nuestros sueños nos dividen (los eróticos, los nostálgicos, los irrealizables) nos aportan la dimensión de nuestra fractura interna, no es fácil hacerse cargo de los sueños.De ahí que muchos vivan a espaldas de sus sueños, sin querer conocer la verdad y el deseo que transbordan, sin meterse en jardines. Es muy humano.Finalmente, aserto de Lacan: pasamos todo el tiempo soñando, no sólo cuando dormimos.



Las más vistas

Opinión

A retaque

La crisis y la pandemia debe (puede) animarnos a la reflexión, impulsando la capacidad de reacción