scorecardresearch

Protección del tejido cultural

DP
-

Raúl Fernández Sobrino explica que las distintas fases combinan medidas para ayudar a afrontar los gastos corrientes, preparar el día después y colaborar con la sociedad

Protección del tejido cultural

Lo que es fundamental y es objetivo de la Consejería es proteger el tejido cultural», afirma el viceconsejero, el palentino Raúl Fernández Sobrino, quien incide en que «la cultura es un sector muy afectado por la crisis anterior, de la que todavía no se había recuperado».  Es un sector «estratégico» para la comunidad en el que en estos momentos «hay que volcarse» porque es uno de los que «más debilidad tiene ante esta crisis y uno de los más necesarios para el futuro de la comunidad». En ese aspecto, como explica el viceconsejero de Cultura, la Consejería «insiste en un trabajo continuo con los agentes del sector y con las administraciones locales porque es muy importante dialogar mucho y también trabajar conjuntamente».

Respecto a  una de las principales políticas culturales de la Consejería, la vinculada a la Red de Teatros y los Circuitos escénicos, explica que «entre todos habrá que lograr adaptarse a la nueva normalidad y prepararse para  la reacción del público». Desde el inicio de esta crisis sanitaria, la Consejería de Cultura ha hecho una apuesta «muy fuerte» por los servicios digitales, que con el confinamiento han registrado importantes ratios de crecimiento -los servicios virtuales de las bibliotecas dependientes de la Consejería han tenido un 73% más  de usuarios, se han producido 28.850 préstamos (+171,25 %) y 227.022 visitas (+438,18%), y se ha creado un canal para unificar todos los contenidos culturales. 

«Es fundamental trabajar unidos porque el objetivo es el mantenimiento del tejido cultural. Nuestros creadores están haciendo un esfuerzo enorme, poniendo a disposición de la sociedad contenidos de forma gratuita para que los ciudadanos puedan tener un ocio de calidad durante el confinamiento. La Consejería cree que está en deuda con ellos y hay que apoyarles  y estar a su lado», subraya Raúl Fernández Sobrino.

El viceconsejero explica que en el ámbito del patrimonio, lo que las empresas solicitan  es que «no se corte la contratación de obra nueva». Señala que en estos momentos se desarrollan restauraciones en la Comunidad, «pero sí nos inciden mucho en continuar». En el caso de la provincia, está entregado el proyecto para la cubierta y parte del claustro del monasterio  de Santa Cruz de la Zarza de Ribas -pendiente de modificaciones-, encargada la restauración de los elementos decorativos de la torre de la colegiata de San Miguel de Ampudia y pendiente de adjudicar la intervención en la cubierta de la iglesia de la Asunción de Barrio de Santa María y la contratación de la intervención en el retablo de la iglesia de Santa María de Frechilla.

El viceconsejero de Cultura de la Junta, Raúl Fernández Sobrino, explica que se ha visto necesaria la modificación del vigente Plan Estratégico de Subvenciones (2019-2021) a un marco temporal limitado a un año ante la incidencia de la actual crisis sanitaria provocada por la Covid-19 en los sectores cultural, deportivo y turístico. Se trata de proteger a estos sectores frente al impacto económico y social de la pandemia, poner en valor el patrimonio cultural como factor de desarrollo y fomentar la actividad física y deportiva, entre otros objetivos. 

El nuevo plan está dotado con 19,2 millones de euros. Contempla, por ejemplo, subvenciones destinadas a paliar los efectos económicos del periodo de inactividad, que será más largo que para el resto de actividades económicas, y a ayudar a las pymes, autónomos y otras entidades a adaptarse, fundamentalmente mediante la innovación y la digitalización, a la nueva realidad creada por las medidas de etiqueta social necesarias para combatir la pandemia.

En el apoyo a las industrias culturales, hace especial hincapié en los sectores audiovisual y de las artes escénicas, la colaboración público privada para el fomento de iniciativas alejadas de los canales habituales de comercialización o destinados a colectivos con dificultades de acceso a la cultura, la colaboración entre instituciones para el fomento de iniciativas culturales innovadoras o generadoras de empleo y riqueza, difusión de la cultura y el patrimonio de la Comunidad, y, por último, el fomento del asociacionismo en defensa de los intereses del sector y de los trabajadores del mismo.

«Lo que trasladan es preocupación», afirma Raúl Fernández Sobrino, quien expone que en el plan de reactivación las medidas son las que «proponen los sectores, primando la información que va de abajo a arriba». «Se combinan medidas derivadas del decreto ley, el ayudar en lo más necesario que son los gastos corrientes, preparar para el día después y colaborar con la sociedad», manifiesta el viceconsejero, que hace referencia al apoyo  a librerías, editoriales, artistas y galerías de arte -inversión de un 25% más en fondos bibliográficos, 200.000 euros para la compra de obras de arte a galerías de Castilla y León-.