A Huesca, en el peor momento

Alberto Moreno
-

Tras dos derrotas consecutivas, acompañado de un mal juego, y habiendo caído en sus tres últimos desplazamientos, Chocolates Trapa Palencia visita el terreno de juego del Levitec Huesca con el objetivo de romper la mala racha y acabar bien el año

A Huesca, en el peor momento - Foto: Á“scar Navarro

Dos derrotas consecutivas dando una mala imagen, enGranada y el pasado domingo en casa ante el Gipuzkoa. Tres consecutivas lejos de casa, Coruña, Valladolid y la mencionada en tierras andaluzas. No vive, precisamente, su mejor momento el Chocolates Trapa Palencia, ni de juego, ni de resultados.
El Levitec Huesca quiere hurgar en la herida morada en un partido que se jugará en la matinal de hoy en tierras oscenses. El equipo de Guillermo Arenas (al igual que Carles Marco, extécnico del Oviedo) es un conjunto en el que predomina la juventud, principalmente de jugadores extranjeros. Tanto, que en sus filas los hay de siete nacionalidades; dos norteamericanos, un bosnio, un lituano, un ucraniano, un croata, un serbio y cinco españoles, entre ellos Daniel García, jugador cedido del Manresa, que se encuentra lesionado.
Para cubrir su baja fichó la pasada semana al base norteamericano Alex Wintering, exjugador del Araberri hace dos temporadas en Leb Oro (17,4 puntos de valoración por partido y 15 puntos de media) y la pasada campaña en la liga holandesa.
Su regreso a la segunda categoría del baloncesto español no puedo ser mejor: triunfo en al complicada cancha del Oviedo, 17 puntos y 25 de valoración, siendo el mejor de su equipo y formando parte del quinteto ideal de la jornada. Es una de las amenazas, una más, de los aragoneses.
Carles Marco tiene muy buena opinión del rival. «Es un equipo con el sello de su entrenador, agresivo, que le gusta jugar rápido, que tiene a jugadores para ello, posesiones cortas, que corren y que además son agresivos en los dos lados de la pista. Un equipo con un sello personal que me gusta y con diferentes jugadores en las diversas posiciones, con lo que pueden estar intensos durante muchos minutos. Además, es una pista complicada de jugar y ganar, porque allí se hacen fuertes».
Para vencer en tierras oscenses, el técnico morado considera que es importante «subir nuestros porcentajes de eficacia, jugar un poquito mejor, coger buenas sensaciones, intentar parar su producción en los primeros segundos. Sería importante que jugasen más largo y no conceder canastas fáciles. Si defendemos como lo hemos hecho en algunos minutos de algunos cuartos, tendremos opciones de ganar».
Por primera vez, el público palentino mostró su malestar despidiendo a equipo y técnico con pitidos tras la derrota ante Gipuzkoa. «Sabemos cuál es nuestro trabajo, que debemos intentar jugar bien y ganar ante nuestra afición. Lo hemos asimilado, intentando trabajar más para que no vuelva a suceder y jugar lo mejor posible, que es lo que tratamos de hacer, tanto los jugadores, como nosotros, para que la gente esté contenta con nosotros. La gente es lícita de hacer  lo que ellos piensen que tienen que hacer, pero, bueno, tampoco le doy mucha más importancia, porque hubo momentos en los que también nos apoyaron y en los momentos malos», afirma.