"Hay que convertir el patrimonio en oportunidades"

Esther Marín
-

Raúl Fernández Sobrino. Viceconsejero de Cultura

"Hay que convertir el patrimonio en oportunidades"

Gestor cultural y emprendedor del sector cultural y turístico, este palentino hace cuatro meses cambió la empresa privada por la administración. Su compromiso de trabajo viene marcado por su amplia experiencia.
Ocio, naturaleza, paseos urbanos, paisajes rurales, castillos, museos, etc. Todo eso y mucho más es Castilla y León. ¿Cómo es culturalmente hablando la región?
Castilla y León tiene enormes posibilidades de desarrollo cultural y patrimonial. La base que tenemos es muy buena y, sobre todo, nuestra cultura y nuestro patrimonio es parte de nuestro futuro. Son esos recursos no deslocalizables sobre los que tenemos que construir el futuro y el desarrollo de nuestros territorios. Estamos convencidos de que, en la diversidad cultural que tiene nuestra comunidad, una de la regiones más grandes de Europa, esta parte de nuestro valor de futuro.
Con esta materia prima, ¿cómo se pueden ofrecer nuevas y más oportunidades en el ámbito cultural a los vecinos de la comunidad y, al mismo tiempo, generar más riqueza?
El nuevo equipo directivo de la Consejería de Cultura nos hemos fijado dos objetivos principales. En primer lugar, poner en valor la red básica de centros culturales, que tiene 59 espacios abiertos al públicos y, entre ellos, están parte de aquellos que han de ser un orgullo para la comunidad, como los museos provinciales, las bibliotecas o los archivos históricos.
Por ello, queremos poner en valor esos centros, que tengan una programación de alto nivel, dotarlos de personal adecuado y que sean la bandera de la acción cultural de la Junta.
Respecto al patrimonio, el principal proyecto es trabajar en la gestión y en la sostenibilidad. Nuestro patrimonio es enorme, tenemos más de 2.200 BIC, 500 castillos, cientos de conjuntos históricos y miles piezas de arte eclesiástico que conforman  uno de los patrimonios más amplios que pueda tener cualquier región europea. Ese es también un gran reto, pues una parte de ese patrimonio se encuentra en las zonas rurales, muy afectadas por el fenómeno de la despoblación. Nuestra intención es trabajar en su adecuada gestión, para convertirlo en oportunidades de desarrollo económico y para la ciudadanía. 
Otro de los grandes retos está en la digitalización, esto es, llevar nuestro patrimonio histórico al siglo XXI. No solo consiste en las piezas de grandes dimensiones, sino que afecta a toda la cadena de valor del patrimonio: difusión, formación, conservación, etc.
Provincias como Palencia, que cuenta con numerosos recursos a los que hace referencia, sin embargo está a la cola. ¿Cómo se puede acercar más al exterior?
Nuestra apuesta se centra en la gestión basada en paisajes culturales, que integran tanto los segmentos patrimoniales, como los naturales, la gastronomía, el patrimonio inmaterial, las costumbres o el paisanaje. En el siglo XXI, con la capacidad de cambio que tienen el sector turístico y cultural y junto a los retos de futuro, esperamos conformar nuestra oferta en este sentido.
La provincia de Palencia tiene un patrimonio riquísimo y una potencialidad enorme y varios de los grandes ejes vertebradores de la oferta cultural de la región, como el Canal de Castilla, el Camino de Santiago o el Románico.
La Junta ha decidido apostar por la promoción del español como recurso económico y turístico. ¿Qué estrategias existen en el ámbito cultural para potenciar este bien?
Es uno de los proyectos estrella de este equipo, porque hay más de 580 millones de personas hablan español en el mundo, lo que es un mercado realmente colosal. Nuestra acción apunta hacia los nuevos mercados, esos que están pendientes de explotar en plenitud y, en este caso, estamos trabajando en Oriente. Apostamos por la acción coordinada de los recursos naturales, turísticos y patrimoniales en la promoción del español. Nuestra política de promoción del español está dirigida por José Ramón González, un especialista en este ámbito y catedrático de Literatura, con una amplia experiencia en este campo.
Además de con el idioma, ¿cómo se puede acercar la comunidad a los mercados internacionales?
Uno de los objetivos de esta legislatura es la promoción internacional del turismo rural y, además, consolidar el crecimiento de turistas internacionales y llegar a los siete millones a lo largo de la legislatura. Hemos dado pasos promocionando la comunidad en el exterior y revisando los proyectos estrella en los que colabora la Junta para que tengan una mayor visibilidad internacional.
Tenemos muchas potencialidades, pero se habla de la llegada de una nueva recesión económica y, como revela la experiencia, la cultura suele ser una gran perjudicada. ¿Se puede hacer algo para prevenir que esto no ocurra? 
Las perspectivas son las que son y desde nuestro equipo defendemos que, en los periodos de crisis, es cuando es más importante la cultura y el patrimonio. Los centros de atención básica en servicios culturales son especialmente importantes para el mantenimiento de la igualdad de oportunidades, especialmente las bibliotecas, una de las señas de identidad de nuestra comunidad. Tenemos más de 500 bibliotecas mantenidas por las diferentes administraciones y somos líderes en su uso. A ello se une que nuestros museos conservan un enorme patrimonio y son también un lugar que debe convertirse en las nuevas ágoras ciudadanas.
En periodos de crisis y reflexión económica es todavía más importante invertir en estos aspectos, que además forman parte de esa promoción turística, que es uno de los sectores que mejor han ido en los últimos años y que tenemos que impulsar.
¿La falta de un gobierno nacional estable está impidiendo el desarrollo de alguna de las ideas o proyectos sobre los que se quiere trabajar?
Hay ciertos proyectos, muy prioritarios para la comunidad, en los que la existencia de un gobierno estatal estable es muy importante. Parte de las inversiones de nuestra red básica depende de los presupuestos nacionales y la conformación de un presupuesto depende de la estabilidad del Gobierno de España. Confiamos en que dentro de poco pueda haber una cierta estabilidad, porque la cultura de la región lo necesita.
Entrando en el ámbito local, las obras que se están acometiendo en el Museo del Cordón y que llevan varios meses de retraso parece que terminarán a finales de año. ¿Qué planes hay para relanzar la renovación de este espacio?
Apoyar a los nueve museos provinciales es una pieza básica, pues han de ser referentes ciudadanos. El museo de Palencia tiene unos magníficos profesionales y unos fondos extraordinarios. Se están acometiendo por parte del Ministerio unas obras de remodelación y en los próximos cuatro años queremos dotarle de medios y de una programación permanente, además de apoyar y mejoras las condiciones de quienes llevan muchos años allí trabajando.
La Diputación de Palencia ha solicitado a la Junta su incorporación al taller de restauración de bienes inmuebles que tiene junto al Obispado. ¿Hay disposición de aceptar la propuesta?
La Junta tiene un centro de restauración en Simancas, que es el centro de referencia. Desde allí se colabora con otros centros y la apuesta de la Consejería es por el fortalecimiento de este espacio.
La polémica sobre las sede de Las Edades del Hombre 2021 está servida. Burgos y León reclaman una exposición única y el nombre de Carrión de los Condes como sede compartida ahí está. ¿La Junta mantiene su propuesta de triple sede?
En las negociaciones que hemos llevado con la Fundación de Las Edades del Hombre recalcamos que creemos en el proyecto que desarrollan y somos firmes defensores del trabajo que han realizado en los últimos treinta años y del que pueden hacer. Comunicamos a la Fundación de Las Edades del Hombre que entendíamos que la subvención que realiza la Junta para la realización de las exposiciones debía ir alineada con los grandes retos que tiene la comunidad, como el Xacobeo 2021, la promoción internacional del turismo rural y la atracción de turistas extranjeros. En ese contexto hemos hecho una apuesta firme porque las exposiciones sean bianuales y tengan un carácter más potente respecto a las anteriores. El proyecto actual de Las Edades del Hombre ha dado unos resultados estupendos, pero entendemos que para los próximos cuatro años se ha de dar un paso adelante en cuanto al modelo de exposiciones que se realiza.
En todo caso es una negociación que se realiza conjuntamente con Las Edades de forma consensuada y estamos alineados para que el proyecto de la exposiciones cada vez vaya a más.
La administración regional financia varios trabajos arqueológicos y proyectos de estudio en distintas localidades como Paredes, Aguilar o Ampudia. ¿Seguirá este apoyo?
Desde la Dirección General de Patrimonio se van a mantener las líneas de ayuda actuales. El patrimonio arqueológico que tenemos es de una entidad desbordante y estamos incidiendo en que, junto a los criterios académicos y científicos, se tenga en cuenta la sostenibilidad de las inversiones y su futura rentabilización.
La Junta concede una subvención directa para el desarrollo del Festival Internacional de Cómic y Novela Gráfica Ñam, aunque parece que los resultados no son tan satisfactorios como los de otras ferias que se celebran en la región. ¿Se prevé algún cambio o están contentos con su funcionamiento?
Estamos trabajando en una reforma del sistema de ayudas a los festivales, para que exista una mayor transparencia y que los promotores conozcan los criterios de adjudicación de las ayudas y todo el proceso sea transparente. El ÑAM es un festival que estamos revisando, pues en los últimos años el resultado no ha sido tan bueno como se esperaba y creemos que es necesario una revisión.
La Muestra de Cine, el Festival de Jazz o la programación del Teatro Principal son otros ejemplos de eventos que cuentan con el apoyo regional. ¿Se plantea la Junta ampliar su colaboración tal y como demandan sus organizadores?
En el sistema que queremos implantar de colaboración con los festivales, todos van a salir beneficiados. Los que nombra son festivales de una gran calidad, que llevan mucho tiempo haciendo bien las cosas y tienen una implicación notable con la sociedad. En el nuevo sistema de ayudas van a salir mejorados.
La sala de exposiciones del servicio territorial de cultural está un tanto infrautilizada. ¿Hay  planes para su potenciación?
Junto a la sala de exposiciones hay un magnífico salón de actos que, como el resto de los que tienen las delegaciones territoriales, también van a ser sede de la programación que queremos implantar. Es un espacio que, a pesar de su tamaño, tiene posibilidades de tener una utilidad ciudadana, sobre todo por la localización tan céntrica que tiene.
Fue coordinador y socio fundador de la galería de arte auto gestionada Espacio Rinocero. ¿Echa de menos en Palencia un espacio de estas características?
El camino abierto por Rinocero y otros espacios similares ha continuado. De aquel proyecto han salido personas que han montado librerías o espacios de arte, como puede ser la galería de Marietta Negueruela, el espacio Néxodos en Monzón dedicado al arte creativo y otros que desarrollan actividades teatrales y musicales. Hay que alabar a las personas que han mantenido y desarrollado proyectos .
¿Qué le parece la iniciativa del Ateneo de Palencia que trabaja desde hace tres años en el fomento de las actividades culturales de la ciudad?
Soy socio fundador del Ateneo y, aunque no puedo participar en sus actividades, creo que es el modelo que surge de la sociedad civil y es una iniciativa admirable por la capacidad que tiene de implicarse con el tejido social y de responder a ciertas necesidades de la ciudadanía.
¿Cómo es la relación entre los jóvenes y la cultura?
Es uno de los elementos más complicados de este ámbito dentro de la gestión pública, pues sus inquietudes y demandas reconoceson cambiantes generación tras generación. Es un reto conectar con ellos, con sus necesidades y gustos. En este sentido han hecho un buen trabajo las bibliotecas públicas. Es un reto atender a este público.



Las más vistas