scorecardresearch

La OTAN se plantea mandar armamento pesado a Ucrania

Europa Press
-

Stoltenberg recalca que Kiev necesita más apoyo militar tras el recrudecimiento de la invasión rusa y la potencial ofensiva contra la región del Donbás aunque asegura que Putin sigue aspirando a controlar "todo" el país

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg - Foto: STEPHANIE LECOCQ

La OTAN se ha mostrado abierta a enviar armamento pesado a Ucrania por primera vez desde el inicio del conflicto en el este de Europa, ante el potencial recrudecimiento de la invasión rusa y de que la guerra se dilate en el tiempo.

En declaraciones antes de la reunión de ministros de Exteriores aliados, el secretario general, Jens Stoltenberg, ha incidido en que Kiev necesita "con urgencia" más apoyo militar ante la nueva fase en la que entra la guerra en Ucrania, con el reagrupamiento de las tropas rusas y la potencial ofensiva contra la región del Donbás.

"Es importante que los aliados estén listos para reforzar la asistencia a Ucrania tanto con sistemas pesados, como ligeros. Esto tiene un efecto cada día en el terreno", ha subrayado, al ser preguntado si la OTAN mandará tanques a Ucrania.

El exprimer ministro noruego ha defendido el envío de armas antitanques, sistemas defensivos aéreos y distintos sistemas avanzados de armas. "La totalidad de lo que hacen los aliados es significativo e incluye sistemas ligeros y pesados", ha señalado.

Todo esto en el marco de una guerra que la OTAN pronostica que se alargará en el tiempo y que obligará a Europa y Norteamérica a estar preparados para mantener el esfuerzo en el frente militar, financiero y humanitario.

El jefe político de la OTAN ha subrayado que los aliados deben mantener el apoyo a Ucrania, sostener las sanciones y fortalecer sus propias defensas ante la amenaza que representa Moscú, después de que Vladimir Putin "haya mostrado su voluntad de recurrir a la fuerza para conseguir sus objetivos".

 

Envío de tanques

A su llegada a la reunión, varios ministros han comentado la opción de armar más a Kiev después de seis semanas de conflicto. Uno ha sido el titular de Defensa de Portugal, Joao Gomes Cravinho, quien ha confirmado que Lisboa enviará más material defensivo y ofensiva a Ucrania.

Por su lado, el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu, ha señalado que las necesidades militares de Ucrania son claras, recordando que el presidente, Volodimir Zelenski, las ha expresado en sus mensajes ante Parlamentos nacionales. "Muchos miembros de la OTAN están cubriendo estas necesidades", ha comentado, sin confirmar si Turquía está a favor de mandar tanques.

Mientras, en declaraciones a la prensa, el ministro letón, Edgars Rinkevics, se ha mostrado a favor de que los aliados que tengan capacidad de enviar tanques y cazas a Ucrania lo hagan.

Por lado de Lituania, el responsable de Exteriores, Gabrielius Landsbergis, ha asegurado que este tipo de armamento pesado ya se está enviando a Kiev, asegurando que es una "pregunta abierta" si la OTAN se está implicando en el conflicto, después de recordar que ya está "haciendo muchas cosas" para apoyar a Kiev.

Es más, Landsbergis ha señalado la pregunta ahora debe ser si "todo el mundo está haciendo todo lo que puede en apoyo a Ucrania", en referencia a países europeos reticentes con el envío de armamento pesado.

Junto a sus homólogos de Estonia y Letonia se espera que Lituania lleve a la reunión la demanda de reforzar el frente oriental y pasar de una posición de disuasión a una de defensa, esto es que la OTAN pueda responder militarmente a una posible amenaza rusa.

"Queremos que todos los aliados y organizaciones tengan planes para defender el frente oriental y no solo disuadir" ha recalcado Landsbergis, mientras que Rinkevics ha afirmado que la OTAN debe aumentar su presencia en la región para garantizar la protección de los bálticos y "mandar una señal clara a Rusia".

En la misma línea se ha expresado la titular de Exteriores estonia, Eva Liimets, quien ha insistido en que el aumento de tropas en el este de Europa en respuesta a la invasión de Ucrania es positivo, pero esta presencia debe ser "permanente".

Putin quiere hacerse con "toda" Ucrania

El secretario general de la OTAN también afirmó este miércoles que en la Alianza no tienen indicios de que el presidente de Rusia, Vladímir Putin, haya abandonado su "ambición" de controlar "toda Ucrania".

"No tenemos indicios de que el presidente Putin haya cambiado su ambición de controlar toda Ucrania y también de reescribir el orden internacional", declaró el político noruego.

Dado que la OTAN no ve indicios de que el Kremlin haya abandonado su ambición de controlar toda Ucrania, Stoltenberg instó a estar "preparados" para el largo plazo.

Stoltenberg aseguró que la guerra "debe terminar ahora" y que Putin "puede finalizarla retirando sus tropas y fuerzas y dejando de atacar un país independiente soberano, Ucrania, y sentándose de buena fe para encontrar una solución política".

"Pero, al mismo tiempo, tenemos que ser realistas y darnos cuenta de que esto puede durar mucho tiempo, durante muchos meses, durante incluso años, y esa es la razón por la que también tenemos que estar preparados para el largo plazo", comentó, e insistió en seguir apoyando a Ucrania, mantener las sanciones y fortalecer la defensa de la Alianza.

Asumió que, con independencia de cuándo termine el conflicto bélico, la guerra tiene "implicaciones a largo plazo para nuestra seguridad" porque se ha visto "la brutalidad, la voluntad del presidente Putin de usar la fuerza militar para alcanzar sus objetivos".

"Eso ha cambiado la realidad de la seguridad en Europa para muchos años", evidenció.

El secretario general aliado afirmó que en la actualidad el conflicto armado se encuentra "en una fase crítica".

"Vemos que Rusia está retirando sus fuerzas del norte para reforzarlas, reabastecerlas, rearmarlas y moverlas al este, donde esperamos una gran ofensiva. El objetivo del presidente Putin es intentar controlar todo el Donbás y establecer una conexión terrestre entre el Donbás y Rusia", comentó.

Por otra parte, se refirió a la matanza de civiles en Bucha que, según dijo, muestra "la verdadera naturaleza de la guerra de Putin".

"Fijar como objetivos y matar a civiles es un crimen de guerra y por tanto los aliados de la OTAN están apoyando los esfuerzos internacionales para establecer todos los hechos, investigar y asegurar que los perpetradores son castigados", evidenció.