scorecardresearch

Un libro rememora la travesía integral del río Carrión

DP
-

Firmado por Miguel Ruiz y Félix Pollos, es un homenaje a Alejandro Díez Riol

Un libro rememora la travesía integral del río Carrión - Foto: Sara Muniosguren

Miguel Ruiz Ausín y Félix Pollos Carazo acaban de publicar Diario de la travesía integral del río Carrión como homenaje a Alejandro Díez Riol, que falleció el pasado mes de abril. Como explican los autores a modo de introducción, para conmemorar en 2003 el cuadragésimo aniversario de la creación del Club de Montaña Espigüete se pensó en una actividad especial que llevara el nombre del «pionero indiscutible» del montañismo palentino. La actividad, la travesía integral en  canoa del  Carrión -«el más palentino de todos nuestros ríos ya que nace y muere en la provincia»- estaba planteada como «una pequeña aventura con riesgo controlable», como «una forma de conocer cada espacio, cada rincón por donde discurre», desde su nacimiento hasta Dueñas, su desembocadura en el Pisuerga. 

Fueron miembros de la expedición Fernando Pollos, Félix Pollos, Abel Nieto,  Víctor Emperador, Ismael Valli, Eduardo Herrero de Cima, Miguel Ruiz Ausín, María Jesús Ángel, Ramiro Torío Castañeda y Leo Escudero, movidos por «un sentido deportivo y romántico  como se espera de jóvenes y menos jóvenes que necesitan espacios para la sorpresa y la aventura, pretendiendo emular a quienes en épocas pasadas, sin los medios actuales pero con el mismo espíritu, se aventuraban y se arriesgaban para conocer lugares desconocidos».

La travesía integral del río Carrión tuvo su primera etapa laguna de Fuentes Carrionas-Triollo el 1 de julio de 2003, con salida desde Palencia en coche a las seis horas. La segunda etapa fue Triollo-Guardo, la tercera Guardo-Carrión de los Condes, la cuarta Carrión de los Condes-Palencia y la quinta y última Palencia-Dueñas. «De noche, a su orilla montaremos nuestro campamento, para sentir de cerca el pálpito del río, es decir, uniremos durante varios días nuestra vida al río, que es tanto, como en el sentir manriqueño, morir un poco con él», puede leerse en la página titulada A modo de introducción. La publicación recoge también la información publicada por Diario Palentino sobre la travesía.

Alejandro Díez Riol, «pionero indiscutible» del montañismo palentino, «descubrió nuestras montañas para muchos que se iniciaban en esta práctica, y a las que ascendió, cartografió hasta el último rincón y rescató una toponimia poco conocida y en trance a desaparecer», afirman los autores del libro.