scorecardresearch

La industria recupera el consumo eléctrico prepandemia

SPC
-

La demanda total de electricidad en la Comunidad en 2021 alcanzó los 11,9 millones de megavatios hora, un 1,7% más que en 2020 pero todavía un 4,2% por debajo de 2019

La industria recupera el consumo eléctrico prepandemia

El consumo eléctrico de la industria en Castilla y León recuperó en 2021 las cifras prepandemia tras aumentar un cinco por ciento con respecto al año pasado y situarse en niveles muy similares a 2019, mientras que la demanda de energía por parte de los servicios y los hogares sigue por debajo. Una contención que está relacionada por el alza de los precios de la electricidad a partir de los meses de verano que se recrudeció a finales del año pasado y que continúan desbocados en el presente ejercicio, agravado por la reciente invasión de Rusia a Ucrania que ha provocado una subida de los costes energéticos.

La demanda de energía eléctrica por parte de las fábricas en la Comunidad se situó el ejercicio pasado en los 5,4 millones de megavatios hora (MWh) frente a los 5,1 millones registrados en 2020 y los 5,5 millones en 2019, según los datos del Ente Regional de la Energía (Eren) recogidos por la Agencia Ical. El incremento del cinco por ciento en el sector industrial ha permitido que el consumo total de electricidad en Castilla y León aumentara un 1,7 por ciento en 2021, hasta los 11,9 millones de MWh, frente a los 11,7 millones registrados el año en que se desató la pandemia de la covid, que estuvo marcado por el estado de alarma decretado por el Gobierno de España y el confinamiento domiciliario durante dos meses para frenar la transmisión del coronavirus. Pese a ese aumento, el consumo de electricidad en la Comunidad está aún un 4,2 por ciento por debajo de las cifras de 2019 (12,4 millones de MWh).

El consumo de energía de las empresas es uno de los mejores indicadores de la actividad económica. No en vano, una mayor demanda de electricidad suele estar relacionada con un incremento de la producción y una caída está provocada por un parón de las empresas, como ocurrió durante varios meses del año 2020. Y así lo atestigua el Índice de Producción Industrial (IPI) en Castilla y León que cerró 2021 con una subida del 5,2 por ciento, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), después de un ejercicio en que todos los sectores industriales sufrieron intensamente por la virulencia de la pandemia.

El sector servicios no tuvo el mismo comportamiento que la industria a lo largo del año 2021, ya que el consumo de electricidad apenas aumentó un 0,64 por ciento, hasta los 3,5 millones de megavatios, pero se sitúan muy lejos de los 3,9 millones registrados en el año anterior a la pandemia de la covid-19. Es decir, un 9,8 por ciento menos.

Por provincias

Todas las provincias experimentaron subidas en el consumo total de electricidad a lo largo de 2021 en comparación con el ejercicio anterior, salvo en Soria (-4,61 por ciento, hasta los 640.594 MWh), Valladolid (-0,69 por ciento, hasta 2,41 millones de MWh) y Ávila (-0,21 por ciento, hasta 576.343 MWh).

Los mayores incrementos de la demanda eléctrica tuvieron lugar en Segovia, donde subió un 6,1 por ciento (834.293 MWh), y Burgos, donde aumentó un 5,5 por ciento (2,42 millones). También estuvieron por encima de la media regional las provincias de León (+2,59 por ciento, hasta 1,97 millones de MWh) y Zamora (+1,87 por ciento, hasta 695.586 MWh). Cerraron el listado con incrementos más contenidos los territorios de Salamanca (+0,92 por ciento, hasta 1,36 millones) y Palencia (+0,17 por ciento, hasta 994.763 MWh).

En cuanto a la incremento de la demanda de electricidad para uso industrial, sobresalió el aumento experimentado por la provincia de Segovia, donde subió un 28,9 por ciento el año pasado. También hubo aumentos significativos en la industria en León (+10,1 por ciento) y Burgos (+8,41 por ciento). Por el contrario, no lograron remontar el pulso y se situaron en valores inferiores a 2020 las provincias de Valladolid, con una bajada del 2,1 por ciento. En Soria, sorprendió el descalabro contabilizado en Servicios, con un descenso del 15,2 por ciento.