Para mantener lo propio

Laura Burón
-

La Feria de la Tradición reunió en la plaza de San Facundo de Cisneros expositores y tradiciones que luchan por no caer en el olvido

Para mantener lo propio - Foto: Sara Muniosguren

Cisneros acogió ayer en la quinta edición de la Feria de la Tradición en la que se demostró que antiguos oficios y tradiciones y el folclores castellano siguen despertando interés.
Varios expositores se instalaron en la plaza de San Facundo para ofrecer una gran variedad de artículos desde instrumentos tradicionales, hasta elementos de la vestimenta, cestería, tejidos y cintas o bolillos y encajes y también puestos dedicados a la alimentación con quesos, embutidos y repostería. Además, en alguno de estos stands los artesanos ofrecían demostraciones en directo como la de tallado de la madera, cantería, alfarería, de máscaras y cestería que, sobre todo, llamaron la atención de los más pequeños, algunos de los cuales se afanaban en aprender alguno de los oficios. 
Además, por la tarde, la Asociación de Campaneros Villaltanos que enseñaron a los presentes los ritmos que se pueden conseguir con el toque de campanas. Con un campanario móvil mostraron distintos tipos de toques y volteos y explicaron ante un numerosos público cómo las campanas eran un sistema de comunicación, «como ahora lo es el whatsapp», bromeó uno de los campaneros, que animó a los presentes a tocar con alegría las campanas y a los que explicó también que eran una carraca o una matraca.
Para  mantener lo propioPara mantener lo propio - Foto: Sara MuniosgurenA continuación, fue el turno de la Escuela de Dulzaina de Villamartín de Campos y de los dulzaineros de Cisneros, que interpretaron varias piezas en la misma plaza y que contaron con la colaboración de músicos procedentes de otros puntos de la geografía regional, como             David Núñez, llegado de Valladolid, Fran García, de la localidad también vallisoletana de La Pedraja de Portillo, Mariano García, de Cantabria.