Asume 2 años por defraudar a la Seguridad Social

ALBERTO ABASCAL
-

Realizó una sucesión no transparente de empresas para no pagar las cotizaciones de sus trabajadores por valor de 180.637 euros

Un hombre identificado como L.C.C.S., de 49 años y pintor de profesión, aceptó hoy en la Audiencia Provincial la pena de dos años de prisión,  361.000 euros de multa y una indemnización de 180.637,97 euros en favor de la Seguridad Social, al asumir un delito contra la Seguridad Social por impago de las cuotas de los trabajadores que tenía a su cargo. 
El acusado compareció ante la sala y asumió los cargos, si bien manifestó no estar de acuerdo con la pena impuesta.
Según el escrito de acusación formulado por el Ministerio Fiscal, el acusado constituyó en enero de 1994 la mercantil Pinturas Luis Carlos S.L de la que fue administrador entre los años 2013 y 2016, generando una deuda con la Seguridad Social desde marzo de 2011 por impago de las cotizaciones de sus trabajadores. Ese mismo año una vez que la Tesorería General de la Seguridad Social procedió a reclamarle la deuda generada por la vía de apremio y pese a que desde 2011 la empresa contaba con capacidad económica, según el Ministerio Público, el acusado comenzó a operar en la misma actividad, es decir en pintura, revestimiento de suelos y escayola como autónomo.

Así las cosas, el Ministerio Público sostiene que contó para ello con los mismos operarios  y medios de trabajo, realizando un trasvase de clientesreduciendo la facturación de la empresa hasta dejarla sin recursos.  Después de que en octubre de 2014 la TGSS declaró a L.C.C.S. responsable de la deuda contraída con la Seguridad Social a través de la mercantil Pinturas Luis Carlos S.L., en 2015 el procesado creó una nueva mercantil bajo la denominación Pinturas Carbeser SL, contando nuevamente con la misma actividad, operarios y medios de trabajo que las anteriores ocasiones, llevando a cabo nuevamente un trasvase de clientes y dejando la facturación fisíca de la anterior actividad nuevamente descapitalizada.

Asimismo, durante el período 2013-2016 el acusado no dio de baja a la empresa Pinturas Luis Carlos SL a pesar de no declarar actividad económica alguna, lo que le permitió evitar la derivación de responsabilidad solidaria a la firmas sucesoras.
Por este motivo, la Fiscalía le acusó de un delito contra la Seguridad Social, al realizar una sucesión no transparente de empresas para desentenderse de las cotizaciones de sus trabajadores por valor de 180.637 euros.
Entiende el Ministerio Público que L.C.C.S. se había venido dedicando a la actividad de pintura y acristalamiento y que, para eludir sus obligaciones frente a la Tesorería General de la Seguridad Social, constituyó un entramado de empresas, cada una de ellas sucesora de la anterior pero nunca transparente.