scorecardresearch

Plata en la Copa mundial

David del Olmo
-

María Rodríguez logró con la selección española el subcampeonato en la Copa del mundo de frontón de 30 metros en Valencia. Jugó un duelo de la fase de grupos y un set en la gran final ante el combinado de México

Plata en la Copa mundial - Foto: Óscar Navarro

La palentina María Rodríguez participaba el pasado fin de semana en un nuevo éxito de la selección española de frontenis, que se alzaba con la medalla de plata en la VII Copa del mundo de frontón de 30 metros de Valencia, tras una sola derrota en la gran final ante el combinado de México.

Dos semanas después de su participación en el Campeonato de Europa de la especialidad en el frontón municipal de Palencia (donde María y su compañera entonces,  Ingrid Ruiz, caían en las semifinales), que sirvió de preparación para la gran cita (no en vano esta Copa del mundo era clasificatoria para el Mundial de Biarritz -Francia- de 2022), Rodríguez regresaba a una gran competición internacional absoluta. La Copa del mundo se celebraba en los frontones valencianos de Nazaret.

FASE DE GRUPOS. La Copa del mundo la jugaban en la modalidad de frontenis femenino (también, como en el Europeo, había modalidad de paleta goma) seis selecciones divididas en dos grupos: México, Cuba y Chile en el A, España (con la palentina y Lucía Pérez como delanteras y Miriam Aranaz e Ingrid Rubio de zagueras), Francia y Argentina en el grupo B.

En la primera jornada España (con Aranaz-Pérez como pareja inaugural) vencía a Francia, la gran rival del grupo por la primera plaza (11-15 y 6-15). En el duelo frente a Argentina, el seleccionador situaba en el frontón valenciano a Rodríguez y Ruiz, que sumaban la segunda victoria (15-8 y 15-9) y aseguraban el primer puesto del grupo. En la tercera jornada Francia no fallaba ante Argentina (con otro claro 2-0).

Cruces. El momento de la verdad llegaba con las semifinales, donde las españolas (Pérez y Aranaz) se enfrentaban al dúo cubano, del que daban buena cuenta con un abultado tanteo (15-3 y 15-8).

Y, dado que México, la gran favorita al título, superaba con claridad a la mejor pareja francesa (15-4 y 15-7), las anfitrionas ya sabían quién se situaba entre ellas y el título de la Copa del mundo.

La gran final, con el dúo mexicano Hernández-Castillo dominando con claridad desde el primer parcial (15-3) a Lucía Pérez y Miriam Aranaz, solo tuvo historia en el segundo parcial, precisamente cuando saltó al frontón de Nazaret la palentina. Aranaz y Rodríguez pelearon, pero cedieron 15-10. Plata española y oro en la general de la Copa.