Preocupación por el cierre de la escuela Infanta Sofía

Carlos H. Sanz
-

Veinte familias expresan su incertidumbre por la falta de acuerdo para asegurar el futuro del centro

El colectivo de familias de alumnos de la escuela infantil Infanta Sofía, ubicada en el polígono industrial San Antolín,  manifestó ayer su incertidumbre ante las noticias del cierre del centro de cara al próximo curso, una vez que la Fundación San Cebrián ha expresado ya que no continuará con la gestión ya que es deficitaria.
La situación de la escuela es complicada. El Consistorio cedió la parcela sobre la que la Junta de Castilla y León construyó el centro, el cual fue cedido a Aspepis, la Asociación Palentina de Empresarios del Polígono Industria para su gestión. Después de permanecer cerrada, el colectivo de empresarios solicitó ayuda al Ayuntamiento para encontrar una forma de gestionarla, y este contacto con la Fundación San Cebrián.
La escuela, tal y como ha reconocido sus actuales gestores, no  es rentable, lo que propició una negociación con el Consistorio, que finalmente optó por municipalizarla. Un proceso que ya comenzó a preparar el año pasado, incluyendo una partida en el presupuesto de 2020 de 200.000 euros.
Sin embargo, el tiempo y el Covid-19 se han echado encima, y no ha dado tiempo a llevar a cabo los trámites con la Junta de Castilla y León y sacar su concesión a concurso, «algo que mientras esté en vigor el estado de alarma no se puede, y que cuando se pueda tardará cuatro meses en el proceso hasta la adjudicación», explicaba ayer el consistorio.
Dicho de otra forma, no da tiempo a que el centro esté listo para el curso 2020-2021, y el Ayuntamiento no puede «subvencionar un servicio de carácter privado y que además es deficitario». Además, ni siquiera las escuelas infantiles municipales están llenas, por lo que no es una necesidad perentoria de la ciudad. 
Así las cosas, las familias expresaba ayer su preocupación al estar «entre dos entidades que no dan respuesta a nuestras dudas e incertidumbres, a pesar de intentar por nuestra parte saber la situación a la que nos enfrentábamos por todos los medios».
«Una veintena de familias nos enfrentamos al próximo curso sin escuela infantil a la que llevar a nuestros hijos, afectando esto a la conciliación familiar y laboral, y con el pesar de no continuar con el proyecto en el que creímos para la educación de nuestros hijos», termina el escrito enviado a los medios, en el que urgen una respuesta a sus problemas.