Las condenas por delitos de tráfico siguen a la baja

SPC
-

El alcohol y las drogas concentran seis de cada diez casos y conducir sin permiso representa otro 36 por ciento de las sentencias, que descienden un 23,3 por ciento desde el año 2013

Las condenas por delitos de tráfico siguen a la baja

Las condenas por delitos contra la seguridad vial en la Comunidad mantienen la tendencia a la baja de los últimos ejercicios y el pasado año sumaron 3.383, un 3,2 por ciento menos que en 2015, cuando se alcanzaron las 3.494, y un 23,3 por ciento si la comparación se realiza con el año 2013, cuando fueron dictadas 4.415 sentencias condenatorias.
Esta tendencia es mucho más acusada en la Comunidad que el conjunto de España, donde el descenso desde 2013 es solo del 3,4 por ciento, ya que de las 83.382 se ha pasado a las 80.480 de 2019.
A pesar de esta caída, lo que se muestra inalterable son los tipos de infracciones que están detrás. Seis de cada diez condenados el pasado año en Castilla y León por estos delitos fueron por conducir bajo los efectos del alcohol o las drogas (2.020 condenas, un 59,6 por ciento), mientras que un 36,1 por ciento (1.222) lo hicieron por conducción sin permiso, según informa Ical.
El resto de delitos contra la seguridad vial son casi residuales. La negativa a someterse a un control de alcoholemia o drogas motivó el pasado año 99 sentencias, la conducción temeraria 10, el exceso de velocidad 27 y conducir con desprecio por la vida de los demás tres.
Por provincias, León ocupa el primer puesto con 723 condenas, mientras que el último es Soria con 145 sentencias. Por comunidades, Andalucía lidera con 15.449 y Castilla y León ocupa la sexta posición.
A nivel nacional, el pasado año se formularon 86.958 escritos de acusación del Ministerio Fiscal por delitos contra la seguridad vial, que representan algo más del 31 por ciento de las 277.014 acusaciones presentadas en todo tipo de procesos. Al mismo tiempo se dictaron 80.480 condenas en el mismo ámbito delincuencial, que suponen prácticamente el 31 por ciento del total de las 260.430 recaídas por toda clase de delitos.
juicios rápicos. Un importante porcentaje de esa actividad judicial se produce en el ámbito de los llamados juicios rápidos, ya que más del 83 por ciento de las acusaciones del Ministerio Fiscal se han formulado por este trámite.
La conclusión sigue siendo la misma que en años previos, y es que la delincuencia de tráfico tiene en España una respuesta penal especialmente rápida y, por tanto, muy eficaz a los efectos de prevención especial del penado, pero también de prevención general para la sociedad: en los breves plazos de las diligencias urgentes de la guardia se formula acusación que, en un porcentaje estimado cercano al 90 por ciento, acaba en sentencia condenatoria de conformidad, lo que permite la ejecución casi instantánea de las 52.028 penas de privación del derecho a conducir y 1.922 pérdidas de vigencia del permiso, y la pronta ejecución de unas 55.000 penas de multa y 24.001 de trabajos en beneficio de la comunidad.
penas. Conducir sin carné pasó a ser delito en mayo de 2008 y se establecen penas prisión de tres a seis meses, o multa de 12 a 24 meses, o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días. Hasta entonces, conducir sin licencia sólo implicaba una sanción.
Por su parte, conducir bajo los efectos del alcohol siempre se convierte en un delito cuando se supera una tasa de 0,60 miligramos por litro de aire espirado. La penas van desde tres a seis meses de prisión, multa de seis a doce meses, o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días y, en cualquier caso, la privación de conducir entre uno y cuatro años.