scorecardresearch
Pilar Cernuda

CRÓNICA PERSONAL

Pilar Cernuda

Periodista y escritora. Analista política


El lío de las teles y no teles

28/09/2022

Al presidente de Radiotelevision Española, Pérez Tornero, le han obligado a presentar su dimisión. Fue llamado a capítulo por Moncloa y salió del palacio presidencial con la aceptación de su dimisión en el bolsillo. Deja así vacante un potente cargo público, potente por su influencia en los ciudadanos españoles y en el sentido de su voto, y andan ahora los políticos en negociaciones para colocar a quien más les conviene. Que será quien más conviene al gobierno, evidentemente.

¿Escándalo? No. Es un dejá vu en las décadas de democracia. Está admitido por los dos partidos de gobierno, PSOE y PP, que el máximo responsable de RTVE importa más que el de la práctica totalidad de los ministros, aunque desde la aparición de las televisiones privadas no tiene tanta influencia la pública. Pero aún así sigue teniendo relevancia máxima..

Lo que ocurre ahora es que estamos en pleno proceso electoral, que en los próximos meses se decide un nuevo gobierno de España, nuevos gobiernos en la mayoría de las regiones y nuevos gobiernos municipales. Y el PSOE, el equipo de Moncloa, no puede encontrarse con una RTVE en franca decadencia. Culpa de Rosa Maria Mateo, no de Tornero- sino que necesita una televisión fuerte, que enganche a millones de españoles, y con informativos y programas que inclinen la balanza a favor de quien hoy tiene mando en plaza en Moncloa. Eso obligaba a dar un golpe de mano. ¿Escándalo? No. Un nuevo capítulo de la historia de siempre. Lo que ocurre es que ahora no se ha perpetrado el golpe al inicio de una legislatura, sino en plena batalla electoral.

Dicho esto, que no hay que llevarse las manos a la cabeza, lo que sí preocupa es la falta de pudor de Pedro Sánchez por hacerse con las instituciones. Lo ha conseguido, pero se le resiste el CGPJ y, como consecuencia, el Tribunal Constitucional. Y fuera de las instituciones están las maniobras para hacerse con importantes medios de comunicación a través de cambios en el accionario. Pongamos nombres: Grupo Prisa, por ejemplo. Lo que sorprende es que desde el gobierno, y el propio presidente, culpen a la derecha, al Ibex y a señores con puro de manejar a su antojo en los mundos mediático.

Es mucho lo que se juega Pedro Sánchez en los próximos 12 meses, que se presentan duros porque su prestigio como gobernante deja mucho que desear y así lo indican los sondeos; porque además la crisis económica es galopante y va a peor porque no toma medidas eficaces que palíen sus efectos devastadores, como hacen otros países europeos, y se ha convertido además en un personaje antipático: autoritario, mentiroso e implacable con los que pretenden darle un toque de atención.

No asume sus errores y da instrucciones para que despachos con poder en el mundo mediático sean ocupados por afines que le bailen el agua.