Construcción y hostelería, grandes damnificados de la crisis

David Alonso
-

Tanto en 2008 como en la actualidad, sectores como la agricultura, la sanidad o la industria han resistido mejor los envites del boom del ladrillo y la pandemia

Una terraza vacía de un establecimiento hostelero. - Foto: David Pérez

Los trabajadores de la construcción y la hostelería se han convertido en los grandes perjudicados de las últimas dos grandes crisis económicas y laborales que ha sufrido Castilla y León en particular y el mundo en general. Tanto al inicio del crack de 2008, como durante los primeros compases de la pandemia, estos dos sectores han sido los que mayor porcentaje de afiliación han perdido enla Comunidad, lastrados, por la explosión de la burbuja inmobiliaria en el primer caso y por el Estado de Alarma derivado del coronavirus en el segundo, por la realidad del momento. Así se desprende del informe presentado por BBVAResearch donde se pone de manifiesto que, incluso, el ajuste laboral sufrido por la hostelería durante la pandemia, con una pérdida de afiliados por encima del doce por ciento, es superior a la registrada por la construcción en 2008, cuando durante los primeros meses de la crisis el sector del ladrillo menguó sus afiliados en un 11 por ciento.
Por el contrario, campos como la agricultura, la sanidad, la industria, el comercio o el empleo público han resistido mejor los envites de las últimas dos crisis, con mermas en la afiliación por debajo del cinco por ciento, y, en algunos casos, con incrementos en cuanto al número de ocupados. Según las previsiones de BBVA Research, el empleo podría caer en 2020 un 3,4% en la Comunidad, mientras que en 2021 el crecimiento podría situarse en el 0,6%. Con todo, en Castilla y León se podrían perder 27.500 puestos de trabajo en el bienio 2020-2021, lo que supone un aumento de la tasa de paro de 1,8 puntos porcentuales, hasta situarse cerca del 13,4% en promedio en 2021.
El economista jefe para España de BBVA Research, Miguel Cardoso, reconoce que «el impacto de la crisis ha sido significativo, aunque heterogéneo y con algunas diferencias respecto a 2008».De esta forma, pone de manifiesto que, por edades, «en la actual crisis los mayores de 35 años representan más de la mitad de las personas que han perdido su empleo frente a una quinta parte en la anterior crisis». No obstante, como en 2008, la caída en el empleo continúa siendo mayor entre los jóvenes, lamenta el economista. «Por sectores, aunque la hostelería tiene un menor peso en la región, la especialización industrial en sectores con menor uso del teletrabajo incide negativamente en su empleo regional», apunta Cardoso, que apunta a Palencia, Burgos y Salamanca como las provincias donde mayor pérdida de empleo se está produciendo.