scorecardresearch

Un matrimonio se enfrenta a 4 años de cárcel

ALBERTO ABASCAL
-

Está acusado un delito contra la Seguridad Social · Fueron administradores de hasta 8 entidades mercantiles creadas entre los años 2000 y 2018 y el fiscal les acusa de no realizar una sucesión transparente entre ellas

Imagen de la sede de la TGSS de Palencia ubicada en la zona de la nueva Balastera.

La Fiscalía de Palencia solicita cuatro  años de cárcel para cada uno de los dos miembros de un matrimonio formado por  J.L.R.A. y L.M.R.A. como presuntos autores de un delito contra la Seguridad Social y que serán juzgados el próximo 27 de septiembre en la Audiencia Provincial. El matrimonio en cuestión se enfrenta a una multa, también para cada uno, de 496.337 euro y al pago de una indemnización conjunta de 124.099 euros a la Tesorería General de la Seguridad Social. 

La administración, que actúa en calidad de acusación particular pide dos años, seis meses y un día de cárcel para cada uno de los procesados, mientras que su defensa solicita la libre absolución al negar los cargos.

Según el escrito de acusación del Ministerio Fiscal, los acusados, que utilizaban supuestamente como testaferro a un hijo, eran administradores de hecho y de derecho de hasta ocho entidades mercantiles creadas entre los años 2000 y 2018. Presuntamente, el inicio de cada empresa coincidía con el cierre de la anterior, lo que suponía crear varias sociedades aparentemente distintas que dificultaban e impedían la reclamación de la deuda mantenida con la Seguridad Social.  

El matrimonio se dedicaba a la compraventa al por mayor y al por menor de semillas, plantas, flores, artículos de floristería y objetos ornamentales, según las tesis del Ministerio Público.

Siempre según la versión del fiscal, aparentaban estar al corriente del pago de las deudas con la Tesorería General de la Seguridad Social y con el fin de eludir sus obligaciones frente a la TGSS realizaron supuestamente una sucesión no transparente entre todas las empresas que, en definitiva, se dedicaban a una misma actividad empresarial y con unos iguales elementos organizativos.

Supuestamente, habrían incumplido también con la obligación de presentar sus cuentas ante el Registro Mercantil y, al parecer, mantenían trabajadores que habrían operado en varias de las empresas, en algunos casos hasta en seis. 

En definitiva, la acusación pública, al igual que la particular, entienden que eludían sus obligaciones con la Tesorería General dela Seguridad Social.