scorecardresearch

Las zonas incendiadas contarán con ayudas para viviendas

SPC
-

La Junta moviliza más de 30 millones en medidas de apoyo a estas zonas que incluyen la contratación en el último trimestre del año de 400 desempleados para la limpieza de montes

Varios vecinos observan uno de los edificios afectados por el incendio de Losacio (Zamora). - Foto: JL Leal (Ical)

Ayudas para empresas y para la rehabilitación y la reconstrucción de viviendas, así como la contratación de 400 desempleados para la limpieza de bosques son algunas de las nuevas medidas puestas en marcha por la Junta de Castilla y León para las zonas afectadas por los incendios forestales de este verano. Así lo dio a conocer el consejero de Economía y Hacienda y portavoz de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, tras la reunión este jueves del primer Consejo de Gobierno tras dos semanas de descanso en el Ejecutivo, aunque explicó que las diferentes consejerías han trabajado «intensamente» en las ayudas tanto económicas como sociales para apoyar a los afectados en las áreas afectadas por los «graves» fuegos.

Algunas de ellas ya se han convocado y otras saldrán próximamente como una línea específica de ayudas directas para aquellas personas cuyas viviendas hayan quedado afectadas por los incendios y requieran bien de una rehabilitación o de una restauración total, las cuales también cubrirán el coste de recuperación de los enseres. Aunque no son muchas, señaló el portavoz en declaraciones recogidas por Europa Press, se trata de ayudar a su recuperación lo antes posible.

Asimismo, la Junta pondrá en marcha, en el último trimestre del año, el programa 'Montel', que tendrá una financiación de cinco millones de euros para la inmediata puesta en marcha de limpieza de montes y reconstrucción de las zonas afectadas. Con esta iniciativa se prevé la contratación de 400 desempleados.

Otro de los fines que se persiguen con la concesión de estas subvenciones a través del plan de empleo local será instruir a la población del medio rural sobre las medidas de prevención y extinción de incendios, así como la formación en prevención de riesgos al personal que colabora en las labores de extinción. La Junta anticipará el cien por cien de la cuantía comprometida a las entidades locales, con el fin de inyectarles liquidez.

Inversión

Todas estas medidas puestas en marcha para paliar los efectos de los incendios suponen la movilización de más de 30 millones de euros. La Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación informó de que ha incrementado de los 20 millones de euros iniciales hasta los 27 millones del presupuesto las ayudas para labores de mejora y prevención de daños en terrenos forestales con vocación silvopastoral; y de los 30 a los 41 millones los apoyos dirigidos a prevención de daños a los bosques.

Es decir, ha sumado 18 millones a estas medidas, hasta un total de 68 millones, tal y como explicó el consejero portavoz de la Junta, Carlos Fernández Carriedo, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno recogida por Ical, en la que declaró que se trata de ayudas para propietarios privados y públicos y «que puedan mantener sus propios montes». Incluso, sostuvo que en algunas áreas se han puesto en valor «estas actividades productivas a través del desarrollo micológico, la trufa, la exportación de la madera o la biomasa».

Precisamente, entre las medidas se ha planificado la saca de madera quemada en todos los montes de utilidad pública (MUP) del incendio de la Sierra de la Culebra, en 34 lotes que suponen 1,6 millones de metros cúbicos.