scorecardresearch

«El buen trato al deportista es nuestra seña de identidad»

DAVID CORREIA
-

El presidente del club organizador, Borja Mayordomo, valora positivamente el desarrollo de la VI edición del Triatlón de Frómista, que se celebró de manera exitosa a pesar de las restricciones sanitarias presentes el día del desarrollo de

«El buen trato al deportista es nuestra seña de identidad» - Foto: Sara Muniosguren

La sexta edición del Triatlón de Frómista, ya asentado en el panorama nacional, y, presumiblemente, con una futura expansión internacional, finalizaba con la victoria de Emilio Aguayo en la categoría masculina y con la de Sara Pérez en la femenina.

Una vez finalizada la prueba, ¿qué valoración hace de la misma?

La valoración que hacemos a nivel de club es muy positiva. Hay que darse cuenta de que es una carrera muy rápida, que dura 1h 50’ en el caso de los primeros y menos de tres horas en el de los últimos, y siempre va surgiendo algún problema durante la misma, pero son salvables y se solucionan sobre la marcha. 

¿Cuál podría ser el resumen de lo que se vivió en el Triatlón?

Había un plantel de favoritos muy serio, tanto en la categoría masculina como en la femenina. En el caso de las chicas, destacaban por encima del resto Sara Pérez y Judith Corachán, que en principio iban a pelear por el primer puesto, y así fue. Todo fue según lo previsto, Sara realizó una natación muy fuerte, yéndose sola, mientras que por detrás venían Judith y Esther Rodríguez a intentar darle caza. Sara en ciclismo no abrió mas hueco, al contrario, Judith le redujo bastante y en la carrera a pie sí hizo una prueba muy consistente, pero no pudo despistarse porque Judith venía con fuerza. Finalmente, Judith no pudo darle el susto a Sara y los pronósticos se acabaron haciendo realidad. 

¿Y los resultados en la categoría masculina?

En el caso de los chicos, el plantel estaba mucho más abierto, ya que había aproximadamente diez triatletas que podían llevarse la prueba, aunque el valenciano Emilio Aguayo era el rival a batir. Pese a no ser su distancia, que para él puede ser muy explosiva, hizo grandes parciales de natación y bici. En la carrera a pie no le sobró tanto, ya que Mikel Ugarte bordó esta modalidad, pero al final se pudo llevar el gato al agua.

¿Cómo fue la acogida de los participantes?

Nosotros tenemos muy claro que hacemos esta prueba por y para los participantes. Todo el dinero que recibimos para su realización lo invertimos en la carrera, con el objetivo de que los deportistas se sientan queridos y nos lo hacen saber. Se sienten muy a gusto, puede verse en las redes sociales con los mensajes que nos hacen llegar, lo que nos hace ver que vamos en la línea correcta y que se hacen las cosas bien. Esa es una de nuestras señas de identidad, el buen trato a los deportistas y a sus acompañantes. Pruebas hay muchas, por lo que algo te tiene que distinguir del resto para que un triatleta que vive en Barcelona decida venir a Frómista.

¿Cuál es su modalidad de la prueba preferida?

Personalmente, me gustan las tres. Yo no soy buen nadador, pero aquí en el Canal de Castilla los tiempos se mejoran por el factor de la corriente a favor. Es un circuito en línea recta, en el que no hay boyas, por lo que es muy fácil de practicar. Yo vengo del ciclismo, y en nuestra prueba es una modalidad de mucha potencia, de ir muy rápido y donde se pueden sacar unas medias, tanto de velocidad como de vatios, muy importantes. La carrera se hace dura por el tema de la subida, por lo que tiene ese hándicap. Si tuviera que quedarme con una, lo haría con el ciclismo. 

¿Cómo afectó el coronavirus al desarrollo del triatlón?

En primer lugar, las inscripciones no han evolucionado como nos gustaría. Por ejemplo, el último año, las solicitudes se agotaron en 48 horas. En esta edición ampliamos las plazas a 50 más y no se consiguieron cubrir todas. Hay muchos deportistas que han esperado hasta el último momento para inscribirse por la incertidumbre. E, incluso, algunos dieron por perdido este año. También suprimimos ciertas actividades que realizábamos años antes, como el transporte de los deportistas en los tractores y remolques a la natación. Hemos tenido que tener mucho más cuidado con la limpieza en los avituallamientos y, además, no pudimos realizar la tradicional merienda.

¿Cuál es el objetivo del club para esta temporada?

La idea es pasar el triatlón a media distancia, lo que implica que se va a tener que preparar muchos meses antes. Nos queremos centrar en este evento, ya que pienso que es mejor organizar una prueba bien que cuatro no tan bien.