scorecardresearch

Junta retoma el protocolo de avistamiento de osos en pueblos

Rubén Abad
-

Personal especializado de Medio Ambiente atenderá la situación para monitorizar y, en su caso, aplicar medidas aversivas. También se articulan ayudas para paliar daños por ataques de úrsidos

Imagen de archivo de un colmenar atacado por un oso pardo en la localidad norteña de Camporredondo de Alba. - Foto: Rubén Abad

Barruelo de Santullán fue el último municipio en el que se avistó un oso en pleno casco urbano, una sorpresa no exenta de peligros frente a la que la Junta de Castilla y León se ha propuesto actuar para evitar daños en los entornos rurales y preservar la integridad de vecinos y fauna salvaje. 

La Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio ha puesto en marcha el protocolo para advertir a la ciudadanía del procedimiento a seguir en caso de observar algún ejemplar en zonas urbanas, que consiste básicamente en avisar al 112. Desde este teléfono se dará traslado al personal especializado para aplicar las medidas necesarias. Desde hace algunos años, en la Cordillera Cantábrica se producen episodios más o menos recurrentes de este tipo de situaciones en los que los osos pardos se aproximan a los entornos urbanos o periurbanos para aprovechar recursos alimenticios de origen humano.

Como se viene aplicando en los dos últimos años, la administración regional informa a todos los ciudadanos de que, en el caso de observar un ejemplar de oso pardo en zonas urbanas o periurbanas, den aviso inmediato al teléfono de emergencias 112 para dar traslado al personal especializado de Medio Ambiente que, a la mayor brevedad, atenderá la situación para monitorizar y, en su caso, aplicar medidas aversivas.

Estas medidas aversivas o de condicionamiento negativo se enmarcan en el protocolo de intervención con osos en la Cordillera Cantábrica, aprobado por la Comisión Estatal de Patrimonio Natural y Biodiversidad el 24 de enero de 2019.

Todos los episodios registrados son monitorizados por parte de agentes medioambientales, celadores de medio ambiente y Patrullas Oso de la Fundación del Patrimonio Natural de la Junta, de forma coordinada con la Guardia Civil, e interviniendo mediante el condicionamiento negativo cuando es requerido, tal y como se ha venido realizando en los últimos años.

Por ello, la Consejería reitera a la población la importancia de dar un aviso temprano para poder aplican cuanto antes las medidas adecuadas para que los osos no se acostumbrean a estos recursos.

Además, la Junta ha aprobado otras medidas preventivas, como son las convocatorias de subvenciones para prevenir los daños ocasionados por los plantígrados. Esta convocatoria, abierta hasta el 25 de agosto y con una dotación de 96.000 euros, se destina a sufragar daños en colmenares, comedores de pienso, bola de forraje y bienes particulares como huertos o frutales en entornos urbanos.