Urgencias atendió la semana pasada unas 200 consultas

ALBERTO ABASCAL
-

La cifra es el doble que siete días antes. Educación aísla a cuatro aulas de otros tantos colegios de la capital

Imagen exterior del complejo hospitalario. - Foto: Juan Mellado

La incidencia del Covid en la provincia, al menos en lo que a la segunda ola se refiere, es cada vez más apabullante. De hecho, el Gobierno regional confirmó ayer el fallecimiento de dos pacientes por culpa de la pandemia en el complejo hospitalario, elevándose la cifra total de muertos desde el inicio de la pandemia en las instalaciones hospitalarias a 95. En cualquier caso, según establece el sistema Medora que elabora la Junta, que cuantifica el número de fallecidos en función de las bajas de las cartillas sanitarias, en la provincia han fallecido (incluye complejo hospitalario, residencias y domicilios particulares) por culpa del coronavirus un total de 191 personas.
Otro de los datos preocupantes a los que ha tenido acceso Diario Palentino es que durante la semana pasada solo el servicio de Urgencias del complejo hospitalario atendió unas 200 consultas relacionadas con el coronavirus, frente a las 90 de la semana anterior. Pero es que esta cifra era ya el doble que la inmediatamente anterior, por lo que la progresión de casos es por ahora imparable. En cualquier caso, para calibrar este número de consultas por parte de las asistencias sanitarias que cubren el servicio de Urgencias hay que subrayar que en el pico de la pandemia entre marzo y abril, este servicio atendió a 280 personas en una semana, la cifra más alta en aquellos momentos.
Por otro lado, a fecha de ayer estaban ingresados en el complejo hospitalario un total de 257 pacientes de los que 39 (34 entre las plantas 10 y 11; y cinco en la UCI) son por el efecto de la pandemia, lo que supone el 15 por ciento del total. 
En cuanto a los datos generales, las Zonas Básicas de Salud siguen mostrando datos preocupantes en algunos casos, como las de Paredes de Nava (102,16 por cada 10.000 habitantes), Baltanás (59,41), Villamuriel (34,34), Osorno (31,29), aunque en el lado positivo destacan sobremanera las de Villarramiel y Villada, ambas con cero casos. Los cuatro centros de salud de la capital también presentan datos demasiado altos. Así las cosas, La Puebla registra en los últimos siete días 72 positivos por PCR, lo que equivale a 35,02 casos por cada 10.000 habitantes; Eras del Bosque 65 positivos (31,27 por cada 10.000 habitantes), Jardinillos 57 casos (31,04 por cada 10.000 habitantes) y Pintor Oliva 61 positivos (26,97 casos por cada 10.000 habitantes).

 

CUATRO AULAS AISLADAS. Por lo demás, los positivos por PCR detectados en miembros de la comunidad educativa han obligado a la Consejería de Educación a cerrar cuatro aulas en la provincia. No hay que olvidar que los protocolos recomiendan poner en cuarentena a toda la clase cuando se trata de grupos de convivencia estable.
La medida afecta a cerca de medio centenar de alumnos de los centros CEIP Jorge Manrique, Colegio Blanca de Castilla, CEIP Ramón Carande y Colegio San José. 
Los equipos Covid-colegios realizarán pruebas diagnósticas PCR a sus compañeros, así como a los docentes que hayan mantenido contacto con las aulas. La Junta de Castilla y León recuerda a los padres de los niños que estén pendientes de resultados de PCR, que no los lleven a su centro educativo hasta que no termine el periodo de cuarentena. Estas aulas se unen a las del Blas Sierra (en parte), Alonso Berruguete de Paredes de Nava y otra del colegio Maristas.
En este contexto educativo, el sindicato de enfermería, Satse, ha exigido a la Consejería de Sanidad la planificación de medidas de conciliación y permisos retribuidos para los profesionales sanitarios que tienen a su cargo menores cuando éstos deban permanecer en cuarentena por ser contacto estrecho de un caso de Covid-19 en su centro educativo. El sindicato, concretamente, solicita que la implementación de medidas de flexibilización, conciliación y permisos retribuidos para los profesionales que se puedan encontrar en esta situación y evitar así cualquier tipo de discriminación entre los empleados públicos en base a su área de trabajo. «Además, como padres, las enfermeras y enfermeros, al ser considerados trabajadores esenciales, quedan fuera de este acuerdo, por lo que la posibilidad de cuidar de sus hijos en caso de precisar aislamiento domiciliario se hace muy complicado», recalcan.
Satse mantiene que los profesionales sanitarios no han terminado de recuperarse de la crisis sanitaria sufrida en los meses del estado de alarma y ante otra oleada ahora se añade «la angustia de no poder conciliar la vida familiar en el caso de que los hijos deban estar en cuarentena por contacto con Covid-19 en su centro educativo».

Por último, Guardia Civil y Policía Nacional han formulado en la última semana 21  denuncias en Palencia por no llevar puesta la mascarilla. Además, la Policía Local de Palencia informó ayer que durante el fin de semana han formulado 13 denuncias por no hacer uso de la mascarilla y otra por fumar en la vía pública sin respetar la distancia de seguridad. Asimismo,  un grupo de jóvenes fue localizado y sancionado por hacer botellón en la vía pública, concretamente en la calle Díez y otro grupo de siete fue identificado por los mismos hechos en el segundo Sotillo. Al ser menores, tuvieron que acudir sus padres al lugar para recogerlos.
Por otro lado, un hostelero fue multado en la calle Magisterio por encontrarse abierto fuera de horario con varias personas en el interior, mientras que en la avenida de Reyes Católicos otro titular de un establecimiento fue sancionado por ejercer la actividad fuera de horario y por fumar y permitir fumar en su interior.