scorecardresearch

Matan a una periodista de Al Yazira en una operación israelí

Europa Press
-

La corresponsal, que se encontraba en Cisjordania, ha fallecido por un disparo en la cabeza. La Autoridad Palestina habla de ejecución e Israel ofrece una "investigación patológica conjunta"

Muere una periodista de Al Yazira en una operación israelí - Foto: MOHAMAD TOROKMAN

El Ministerio de Salud palestino ha informado a primera hora de la mañana de este miércoles de que las fuerzas israelíes han matado a la periodista de la cadena Al Yazira, Shirín abu Aklé, por un disparo en la cabeza en la localidad cisjordana de Yenín (norte).

Abu Aklé, de 51 años, se encontraba en un campo de refugiados de Yenín cubriendo los enfrentamientos entre manifestantes palestinos y las fuerzas de seguridad israelíes, que han disparado balas contra los jóvenes y los equipos de prensa que se encontraban en la zona, según ha recogido la agencia de noticias Maan.

Distintos vídeos muestran a la periodista con chaleco antibalas y con un casco con la palabra "prensa". De hecho, el periodista Alí Samudi, quien recibió un disparo en la espalda, le ha expresado al diario Haaretz que tanto él como otro periodista, y también la reportera que ha fallecido a consecuencia del tiroteo, vestían sus chalecos identificativos.

Tras el tiroteo, Samudi, que trabaja para Al Quds, un periódico diario palestino en árabe con sede en Jerusalén, ha informado que se encuentra estable. Por su parte, Abu Aklé, ha sido trasladada de urgencia a un hospital de la zona en estado crítico, donde finalmente ha fallecido.

"Como se pueden imaginar, esto es un shock para los periodistas que han estado trabajando con ella", ha señalado Nida Ibrahim, una compañera suya, corresponsal que ha hablado desde la ciudad de Ramala, según ha informado Al Yazira.

Por su parte, el Ejército israelí ha indicado que las fuerzas de seguridad entraron en un campamento de refugiados de Yenín y también en la ciudad cercana de Burqin para arrestar a "sospechosos de terrorismo", tal y como ha recogido el diario The Times of Israel.

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) han destacado que "se está investigando la posibilidad de que los periodistas resultaran heridos, posiblemente por disparos armados palestinos", según han señalado en su perfil oficial de Twitter.

El portavoz del Ejército, Ran Kochav, ha señalado además que "incluso si los soldados disparan, o Dios no lo quiera, hieran, a alguien que no está implicado, es algo que pasa en una batalla, en un tiroteo, donde la palestina estaba con los que realizaban disparos".

"Estas cosas pueden pasar", ha manifestado en declaraciones a la Radio del Ejército, en las que ha descrito además a la periodista como una persona que "grababa y trabajaba para un medio entre palestinos armados". "Están armados con cámaras, si se me permite decirlo", ha argüido.

Sin embargo, el Ministerio de Salud palestino ha atribuido la muerte de la periodista, que fue una de las primeras corresponsales en Cisjordania de la cadena, a las fuerzas israelíes en un mensaje en su perfil oficial de Facebook.

En este sentido, el jefe de la oficina de la cadena de televisión catarí en Ramala, Ualid al Omari, ha resaltado que no hubo disparos realizados por palestinos armados, a pesar de las declaraciones por parte de las autoridades israelíes apuntando a esta posibilidad.

Por ello, el ministro de Exteriores israelí, Yair Lapid, ha indicado en su cuenta en la red social Twitter que las autoridades de Israel han ofrecido a las autoridades palestinas una "investigación patológica conjunta" sobre la "triste muerte" de la periodista.

"Los periodistas deben ser protegidos en zonas de conflicto y todos tenemos la responsabilidad de obtener la verdad", ha dicho Lapid. "Las fuerzas de seguridad de Israel seguirán actuando donde sea necesario evitar el terrorismo y el asesinato de israelíes", ha remachado.

 

Condena de Al Yazira y la Autoridad Palestina

Por su parte, el director ejecutivo de Al Yazira, Giles Trendle, ha manifestado que la cadena está "impactada y entristecida" por la muerte de Abu Aklé. "Hemos tenido un historial en todo el mundo, pero especialmente en esta región, donde ha habido tragedias", ha dicho.

"Como periodistas, seguimos adelante. Nuestra misión es seguir adelante. No seremos silenciados pese a los intentos de silenciarnos", ha valorado, antes de reclamar una investigación transparente sobre el suceso. "Nuestra misión es siempre seguir para informar al mundo de lo que está pasando. Eso es más importante que nunca", ha zanjado.

A las condenas se ha sumado la Presidencia de la Autoridad Palestina, que ha hablado de una "ejecución" por parte de las fuerzas israelíes. Asimismo, ha dicho que hace al Gobierno israelí "totalmente responsable de este crimen atroz", según la agencia palestina de noticias WAFA.

"Es parte de la política diaria llevada a cabo por la ocupación contra nuestro pueblo, su tierra y sus lugares sagrados", ha denunciado, antes de agregar que "es parte de la política de la ocupación de atacar a periodistas para ocultar la verdad y cometer crímenes en medio del silencio".

 

La ONU pide una investigación

Por su parte, el coordinador especial de Naciones Unidas para el Proceso de Paz en Oriente Próximo, Tor Wennesland, ha condenado "firmemente" la muerte de Abú Aklé y ha trasladado sus condolencias a su familia, al tiempo que ha deseado a Samudi una rápida recuperación.

"Pido una investigación inmediata y exhaustiva y que los responsables rindan cuentas. Los trabajadores de los medios de comunicación nunca deben ser un objetivo", ha destacado en un mensaje en su cuenta en Twitter.

La coordinadora humanitaria de la ONU en Palestina, Lynn Hastings, ha condenado igualmente el suceso y ha dicho que "refleja los peligros a los que hacen frente a diario los periodistas". "Deben llevarse a cabo investigaciones rápidamente para que haya rendición de cuentas", ha apostillado.

El embajador estadounidense en Israel, Tom Nides, ha dicho estar "muy triste" por la muerte de la periodista. "Animo a que haya una investigación exhaustiva en torno a las circunstancias de su muerte y las heridas sufridas por al menos otro periodista en Yenín", ha resaltado en Twitter.

 

Críticas desde Catar

Por su parte, el Ministerio de Exteriores catarí ha publicado un comunicado en su página web en el que condena "en los términos más firmes" el "asesinato" de la periodista y ha resaltado que "es un crimen atroz y una violación flagrante del Derecho Humanitario".

Asimismo, ha hecho hincapié en que "es una violación flagrante de la libertad de expresión y de información" y ha pedido a la comunidad internacional que "adopte medidas urgentes para evitar que las autoridades de la ocupación cometan más violaciones contra la libertad de expresión e información".

Doha ha dicho que se deben adoptar "todas las medidas necesarias para detener la violencia contra palestinos y trabajadores de los medios de comunicación" y ha insistido en que "la ocupación debe rendir cuentas por este horrible crimen y llevar a los responsables ante la justicia internacional".

Asimismo, ha afirmado que "el aumento de las medidas adoptadas por las autoridades de ocupación supone una grave amenaza a los esfuerzos internacionales para aplicar la solución de dos estados e impiden el reinicio del proceso de paz a partir de las resoluciones internacionales y la Iniciativa Árabe de Paz".

ARCHIVADO EN: Israel