scorecardresearch

«Cambiar es dar oportunidad a unas políticas distintas»

Carlos H. Sanz
-

Jesús Guerrero Arroyo. Candidato del PSOE a las Cortes

«Cambiar es dar oportunidad a unas políticas distintas» - Foto: Óscar Navarro

Curtido en la política provincial y autonómica, Jesús Guerrero conoce como pocos los problemas a los que se enfrenta el medio rural. Su compromiso es encontrarles una solución y, para ello, solicita un cambio en el gobierno de la Junta de Castilla y León.

 

El PSOE está ante un reto difícil. ¿Cómo van a convencer a los palentinos que deben renovar la confianza que pusieron en el PSOE hace dos años?

Desde luego, sí que es un reto importante porque aparte de que en Castilla y León ganó el Partido Socialista, también lo hicimos en la provincia de Palencia, y esto no se había producido desde 1987. Revalidar esa victoria electoral, para nosotros, ya casi es una obligación, porque los ciudadanos nos impulsaron hace dos años y medio para ser la primera fuerza política en Palencia y Castilla y León, y sí que notamos que la gente quiere seguir apoyando al PSOE. Es cierto que estamos en un escenario de fragmentación, pero las normas son iguales para todos. Si el PSOE, la fuerza mayoritaria en el ámbito de izquierda, es el primer partido en Palencia, es porque así lo quisieron los palentinos.

 

El PSOE ha centrado la campaña electoral en una propuesta de cambio tras 35 años de gobierno del Partido Popular. ¿Por qué es necesario ese cambio?

Nuestro lema es cambio y esperanza. No es cambiar por cambiar. Los ciudadanos, después de medio siglo de experiencia democrática y casi 40 años de autonomía, ya se llaman a engaño de nada. Cambio en Castilla y León significa dar oportunidad a unas políticas distintas que buscan, que deben de buscar, dar un futuro y una esperanza a los jóvenes y a la población en general de Castilla y León porque llevamos 35 años con las mismas políticas y han fracasado.

Y lo han hecho porque, lo estamos viendo, se despueblan los pueblos y se despueblan las ciudades, porque el año pasado la capital acaparó el 80% de la despoblación de la provincia. Ahora es la ciudad la que sufre un proceso que está ocurriendo también en las demás provincias menos pobladas de Castilla y León. Es un fenómeno suficientemente urgente para que se cambien las políticas.  

El PP, hasta ahora, lo que venía haciendo era justificar la despoblación diciendo que la gente es libre de vivir donde quiera. Faltaría más, pero no lo han querido ver como un síntoma de que las políticas que se estaban desarrollando por parte de los gobiernos de PP en la Junta estaban, como mínimo, no funcionando. Por lo tanto, hay que cambiar. Esas políticas ya no valen, y el PP no puede liderar de nuevo lo que ha significado un fracaso histórico de comunidad autónoma durante estos últimos 35 años.

 

¿Qué alternativa propone el PSOE? Atajar la despoblación es un problema enormemente complicado que, quizá, ni tenga solución...

A estas alturas, como pase más tiempo, evidentemente las posibilidades de solución del problema de la despoblación son cada vez más escasas, es normal, sobre todo en amplias comarcas, como Tierra de Campos o toda la Ojeda y el Boedo están arrasados poblacionalmente, y la de Guardo y Velilla tiene una pérdida población en 30 años del 40% o el 45% de su población. Por lo tanto, es muy, muy, muy difícil revertir la situación, pero es que si no se hace nada, si no se apuesta por actuaciones desde la administración, desde luego que sí que están condenadas. 

El Partido Socialista tiene muy claro que esa solución tiene que pasar por políticas transversales, es decir, todas las políticas de las distintas consejerías o áreas de gobierno tienen que estar siempre bajo el tamiz de la lucha contra la despoblación.

Por eso, va a haber una vicepresidencia de la Junta de Castilla y León encargada del reto demográfico y que será la que tenga que coordinar todas las políticas de las distintas consejerías, hasta la de Deportes.  No puede haber un plan de empleo, de reindustrialización o de promoción turística, ni un plan educativo, por ejemplo, sin que exista un estudio previo que termine por ver qué impacto tiene desde el punto de vista de la lucha de la despoblación, si es o no positivo. 

Nosotros queremos hacerlo con una ley autonómica de lucha contra la despoblación. El objetivo es que salga el primer año de legislatura, este mismo año, consensuada con los grupos políticos en las Cortes, por supuesto, pero que sea, en el ámbito de nuestra autonomía, casi casi casi constitucional. Un consenso que tenemos que extenderlo también a los agentes sociales. 

 

Hay cuestiones, que más allá de las leyes, son de carácter práctico para lograr ese objetivo, como la digitalización del medio rural... 

La digitalización de todos los rincones de nuestra provincia y de Castilla y León es otro de los retos fundamentales. Al final, para mantener la población hay que contar con empleo y servicios, y hoy en día mantener, por ejemplo, oportunidades de empleo o de emprendimiento en algunos rincones de la provincia que no están conectados con la banda ancha resta posibilidades. Eso tiene que resolverse con carácter inmediato, en dos años con el plan del Gobierno y todo lo que pueda hacerse desde la Junta de Castilla y León para que se haga cuanto antes. Sin esa base ya podemos tejer lo que queramos que en el futuro es muy difícil dar oportunidades en el ámbito rural más profundo.

 

¿Es posible vivir en un pueblo y estar privado del acceso a los servicios más básicos?

Lo estamos viendo. Los recortes, sobre todo en el ámbito de la sanidad, los estamos pagando en una pandemia. Solo la profesionalidad enorme de los sanitarios y de toda la gente que trabaja en los consultorios, en los centros de salud y en los hospitales del sistema sanitario de Castilla y León han logrado salvar la situación.

Si el Partido Socialista ha llevado una bandera en sus políticas en todos los ámbitos ha sido la de la igualdad, la de proveer a todas las personas las mismas oportunidades, sobre todo para el medio rural. Si los ciudadanos que residen en cualquier pueblo de esta provincia, en cualquier pedanía de La Vega, de la Montaña o de la zona del Cerrato, están pagando impuestos bajo un planteamiento de igualdad con los que viven en la ciudad, tienen derecho los mismos servicios. ¿Qué cuesta más? Ya lo sabemos, por lo tanto lo que hay que hacer es ser solidarios desde todos los ámbitos para extender esos servicios en igualdad de condiciones.

 

El resultado de las elecciones es incierto, si hay que tejer una «geometría variable», ¿tienen alguna línea roja? ¿qué pactos contemplan?

Luis Tudanca, que va a ser el próximo presidente de la Junta de Castilla y León, la única línea roja que ha marcado es la ultraderecha. Con todos los demás se puede hablar y se puede tratar, porque tenemos una tradición de diálogo y de pactos con prácticamente todo el arco parlamentario desde hace mucho tiempo. El que no sabe gobernar ni pactar es el Partido Popular, por eso estamos en unas elecciones. 

 

¿Por qué tienen que votar los palentinos al PSOE este domingo?

Les pedimos el apoyo y el voto porque conocen la trayectoria de nuestro partido a nivel provincial y autonómico, porque los hombres y mujeres que hemos estado trabajando en primera línea somos enormemente transparentes, gente de calle que está al día de los problemas de todos los ciudadanos.

Hemos hablado con todos los colectivos, nos conocen, y somos gente seria que cuando comprometemos una palabra, la cumplimos. Y si hemos dicho que vamos a dejar hasta el último fragmento de nuestra piel por la lucha de los intereses y del bien de los palentinos, lo vamos a hacer. Por eso, les pedimos su apoyo.