TCM muestra el universo infantil de Roald Dahl

SPC
-

En el 30 'aniversario de su muerte, el canal dedica el próximo lunes su programación al escritor con 'Charlie y la fábrica de chocolate', 'Matilda' o 'La maldición de las brujas'

Willy Wonka, papel interpretado por Gene Wilder (tercero en la foto) en 1971 es uno de los personajes más famosos del prolífico creador galés.

Los cuentos y novelas de Roald Dahl nunca pasan de moda. Allí donde haya un niño dispuesto a creer en la magia, la encontrará a raudales en sus libros y también en las muchas películas a las que han servido como fuente de inspiración. Roald Dahl sigue vigente y prueba de ello es que se acaba de estrenar una nueva versión de Las brujas, dirigida en esta ocasión por Robert Zemeckis y protagonizada por Anne Hathaway y Octavia Spencer. De su imaginación han surgido títulos como James y el melocotón gigante, Matilda, Charlie y la fábrica de chocolate, Fantástico Sr. Fox o Mi gran gigante bonachón, entre otros muchos. Relatos que han saltado también a las pantallas de cine para delicia de grandes y de chicos. 
El próximo lunes 23 de noviembre se cumplen 30 años de la muerte de Roald Dahl y TCM emitirá durante toda la jornada una serie de largometrajes basados en sus famosos libros. Títulos como Un mundo de fantasía, basado en Charlie y la fábrica de chocolate, realizado por Mel Stuart, con guion del propio Roald Dahl y con Gene Wilder en el papel del excéntrico Willy Wonka. También se podrán ver Matilda, dirigida e interpretada por Danny DeVito, con Mara Wilson dando vida a esa niña a la que le gustaba leer y aprender, y La maldición de las brujas, realizada por Nicolas Roeg y protagonizada por Anjelica Huston.
El éxito de Roald Dahl radica en que nunca escribió para sus lectores de forma condescendiente ni subestimó su inteligencia. Sus narraciones están llenas de giros divertidos e inesperados, pero repletos de reflexiones. Son fábulas que invitan a pensar; viajes intemporales cuyo punto de partidanes el mundo de la infancia. Quizá porque nunca olvidó del todo al niño que fue.
Roald Dahl nació en la localidad galesa de Llandaff el 13 de septiembre de 1916. Sus padres, de origen noruego, le llamaron Roald en honor al famoso explorador Roald Amundsen, el primer hombre en llegar al Polo Sur. Con cuatro años vio cómo su padre y su hermana mayor fallecían. «Cuando mi hermana Astrid murió repentinamente de apendicitis mi padre se quedó sin habla. Un mes después enfermó de neumonía, pero ya no le importaba vivir o morir», recuerda en su novela Boy.
Una vez terminados sus estudios, comenzó a trabajar en la compañía Shell Oil, un empleo que le llevó a viajar por África. Cuando estalló la II Guerra Mundial se alistó como piloto. En 1942 fue enviado a Washington y allí publicó sus primeros escritos. Un año después, en 1943, llegó a las librerías Los Gremlins, la historia de unas extrañas criaturas responsables de averías inesperadas en los aeroplanos. Este original cuento fue un encargo de Walt Disney como complemento a una película de animación que nunca se llegó a realizar. Fue, a pesar de todo, su primer contacto con el mundo del cine.
En 1953, se casó con la actriz Patricia Neal, con la que tuvo cinco hijos y de la que se divorció en 1983. Su carrera como escritor se desarrolló en los años 50, 60 y 70, incluidas sus numerosas colaboraciones en el cine y en la pequeña pantalla.
Pero la actividad de Roald Dahl no se limitó únicamente a la literatura. Theo, su único hijo varón, sufría hidrocefalia y él, junto al ingeniero Stanley Wade y el neurocirujano Kenneth Till, desarrolló lo que se conoció como la válvula Wade-Dahl-Till, un dispositivo que aliviaba los efectos de la enfermedad.
Roald Dahl murió el 23 de noviembre de 1990 a los 74 años. Ahora, TCM pretende ensalzar la memoria de uno de los escritores más creativos y queridos por el público.