Paredes tendrá su Centro de Artes Escénicas en año y medio

DP
-

Los trabajos se han adjudicado en 2,3M€ a la empresa palentina Valuarte, inmersa ya en los trámites previos para la ejecución del proyecto en 18 meses una vez ya firmado el contrato

Paredes tendrá su Centro de Artes Escénicas en año y medio - Foto: Sara Muniosguren

En año y medio el Centro de Artes Escénicas de Paredes de Nava será una realidad,  una vez que los trabajos de rehabilitación del convento de San Francisco, centrados ahora en los trámites previos (grúa, solicitud y contratación de la luz de obra), comiencen «inmediatamente» con un plazo de ejecución de 18 meses. Así lo señala Leopoldo Durán desde Valuarte Conservación del Patrimonio SLU, empresa palentina a la que se ha adjudicado el proyecto en 2.325.438,50  euros. Dicha inversión esta cofinanciada por el Ministerio de Fomento con cargo a la convocatoria del 1,5% Cultural, que aporta el 50%.
 Con proyectos en ejecución en el Museo del Prado, la  catedral de Oviedo, la muralla de León, el castillo de Peñafiel y el monasterio de San Salvador en Oña -entre otros-, el de Paredes de Nava para Valuarte es el de mayor envergadura presupuestaria, sin olvidar la significación que tiene para la empresa que se realiza en su tierra, donde también está a punto de finalizar  la actuación en el Punto del Románico y la mejora de la envolvente térmica del IES Trinidad Arroyo.
La actuación en el convento de San Francisco, que permitirá su recuperación como espacio cultural, se ajusta a los criterios de las Cartas de Restauro, con intervenciones de mínimo impacto de restauración, consolidación y refuerzo de las estructuras históricas con técnicas compatibles con los materiales existentes, a las que se suma la construcción de una nueva envolvente en la zona desaparecida de la iglesia que devuelve el trazado y alineación original del edificio y protege las estructuras antiguas -cripta, ábside y capillas laterales- . 
Pilar Díez, arquitecta que ha redactado el proyecto, explica que se  pondrán en uso una serie de espacios que perdieron su función. Así la capilla principal será el acceso; las pequeñas se utilizarán como palcos y las de los pies darán servicio a la escena.  
La ubicación del centro genera una nueva fachada. Se reconstruye así un cerramiento que se había perdido, «pero que no deja de ser un cierre muy ciego -el testero de la iglesia- y no un área de ventanales», comenta Díez. Esta indica que se ha elegido «jugar con materiales tradicionales y técnicas presentes en el mismo edificio de una forma contemporánea», lo que significa «su individualización en vez de la utilización a la manera tradicional; eso sí, con esos mismo materiales -ladrillo macizo, revocos de cal y paramentos de tierra. Todo eso aparece en el nuevo cerramiento y en los interiores del edificio».
La rehabilitación proyectada tiene una escala de uso más allá de lo local, con un aforo de 411 personas (282 en platea, 105 en anfiteatro y 24 en palcos)».