Miguel y su hijo Ismael, con un pie en semis de 'Got Talent'

DP
-

El profesor en Guardo y Saldaña y su vástago reciben el sí mayoritario del jurado del concurso de 'Telecinco' · «La gente nos está enviando cientos de mensajes de apoyo y cariño», indican

Un momento de la actuación de los acordeonistas Miguel Núñez, profesor en Guardo y Saldaña, y su hijo Ismael.

El acordeonista Miguel Núñez, profesor de este instrumento en la Escuela de Música, Danza, Teatro y Artes Plásticas de la Agrupación Musical de Guardo (AMGu) y en Saldaña, tiene un pie dentro de las semifinales de Got Talent, el concurso de talentos que emite Telecinco cada viernes y en el que participó junto a su hijo Ismael, también músico. Una actuación que pudo verse en el principal canal del grupo Mediaset este viernes y que también está disponible ya en Mitele Plus, su plataforma digital.

Su actuación recibió el sí de la cantante Edurne y del humorista Dani Martínez y el no de Risto Mejide, con quienes protagonizó uno de los momentos más cómicos de la noche al encontrarse Martínez por sorpresa con una amiga de la familia sobre el escenario: la mujer de Miguel y madre de Ismael. 

«Estamos muy contentos de nuestro paso por el concurso», aseguran a  este periódico los Núñez, quienes afirman que «ha sido una gran experiencia y, lo más bonito de todo, vivirla en familia». 

«Desde que se emitieron las promociones en televisión y Diario Palentino publicó el reportaje sobre nuestro paso por el concurso no hemos dejado de recibir felicitaciones. La gente está siendo muy amable y nos está enviando cientos de mensajes de apoyo y cariño», añaden. 

JURADO PROFESIONAL. Ahora será un jurado profesional interno quien decidirá si Miguel e Ismael Núñez están entre el medio centenar de semifinalistas de Got Talent. Lo cierto es que estos dos leoneses estrechamente vinculados a la Montaña Palentina y a la comarca de Vega-Valdavia, tienen todo a favor, por el juego que dieron al público y sus buenas dotes sobre el escenario. 

Y es que Miguel Núñez acostumbraba a llenar plazas, teatros y auditorios cuando la situación sanitaria lo permitía. Recitales en vivo y en directo en los que el acordeonista, que se autodefine como un «payaso musical», derrocha profesionalidad, saber estar sobre el escenario, sobradas tablas y una gran simpatía que le ayudan a conectar rápidamente con un público con el que interactúa de principio a fin.